martes, 6 de septiembre de 2016

Ataques psíquicos


Un ataque psíquico es el nombre que se le da a los síntomas que presenta una persona cuando existe un flujo de energía negativa enfocada en ella.
El ataque puede ser intencional o inconsciente y puede ser afectarte a nivel físico, emocional, mental, psicologico.
Lo primero que hay que hacer es entender lo que es un ataque psíquico, ya que por el nombre que se le da, la gente suele asociarlo con mediums, psíquicos, brujería y magia, pero no siempre se trata de un asunto sobrenatural, sino que puede ser producto de envidias y simples pensamientos negativos hacia tí.

Síntomas:

- pesadillas
- ver a tu atacante en sueños o durante tu meditación
- sentir que no estas actuando de acuerdo a tu propia naturaleza (sentirte ajeno a tu manera de ser)
- dificultad para concentrarte
- cansancio o agotamiento sin explicación
- escalofríos
- escuchar voces
- tener accidentes extraños o recurrentes
- encontrarse incómodo o temeroso sin razón
- contraer enfermedades extrañas sin diagnóstico
- sentir que te tocan sin que nadie esté cerca
- depresión
- mala suerte
- alucinaciones o visiones inquietantes
- Miedo, coraje o tristeza irracionales
- pensamientos obsesivos
- pensar repentinamente en tu atacante sin ningún motivo
- sentirte observado o ver sombras con el rabillo del ojo.

¿Que hacer ahora que se que sufro de un ataque psíquico?

Estar consciente del ataque disminuye sus efectos considerablemente, pero estar consciente no significa solamente saber que te atacan, sino que debes entender por qué y quien lo hace.
Entre las razones por las cuales se suscita un ataque psíquico están:
- celos
- enojo
- envidia
- venganza
- miedo
- sentirse inferior que tú
Debes entender que el atacante es una persona llena de traumas que ve el mundo con ojos de negatividad. Estas personas crean problemas alrededor suyo con su sola presencia, porque para ellos el mundo es un lugar hostil y viven pensando, quizá de manera inconsciente, que solo hay dos cosas por hacer: atacar y defenderse. Como en un campo de batalla.

¿Como me defiendo?

Para defenderte de un ataque psíquico, debes colocarte en un nivel vibracional donde tu atacante no pueda alcanzarte. Si no te encuentras en el mismo nivel vibracional que él, no podrá dañarte más.
Esto es, si estas pensando en que esa persona es capaz de dañarte, entonces podrá hacerlo.
Otra cosa a considerar es que cuando estas consciente del ataque y conoces al atacante, el simple hecho de pensar en un contra-ataque, te coloca en su mismo nivel vibracional y quedarás vulnerable para que esa persona siga provocandote daño.
En otras palabras, la mejor manera de deshacerte del ataque, es colcándote a tí mismo fuera de su alcance. Piensa en ello como colocarte físicamente cerca de esa persona con la intención de desquitarte de lo que te ha hecho, pero haciendolo, estas propiciando que sea él quien continúe haciendote daño.

¿Que más puedo hacer para protegerme?

Además de elevar tus vibraciones con tal de quedar fuera de su alcance, existen otras cosas que puedes hacer para protegerte como por ejemplo:
- Usar Salvia apiana. Puedes usar aceite o incienso de salvia apiana. Si es aceite, coloca una gota en cada muñeca, las sienes, el tercer ojo y donde consideres que necesitas más protección. Si es incienso, llevalo por toda la casa creando un escudo de protección con su aroma. La Salvia Apiana es un excelente neutralizador de energías negativas que ha sido utilizado por miles de años con esa finalidad.
- Lleva contigo algún mineral que sea capaz de absorver y transformar la energía negativa que te está dañando. Los mejores minerales son: turmalina negra, obsidiana, pirita, moldavita, cuarzo rosa, agata de fuego, quiastolita.
- Utiliza plantas para barrer tu cuerpo, que sean usadas para desviar las malas energías y purificar tu cuerpo: Salvia, romero, eucalipto, copal, juniper, oregano, clavo, lavanda, ylang-ylang, arbol de te y sándalo.
Si te sientes demasiado expuesto, acude con un armonizador, un limpiador de auras, un psíquico de confianza o hasta un psicólogo que trabaje con reflexión de sombras para que te ayude a sacar toda esa energía negativa que te está dañando.

¿Hay algo más que pueda hacer?
Existe una fórmula que puedes crear para protegerte. Es una fórmula muy poderosa y efectiva:
Necesitas 
- 8 onzas de agua natural (tomada de algun río, laguna, lago, arroyo, manantial, etc). Si no consigues agua natural, entonces hazlo con agua embotellada (nunca con agua del grifo) en un atomizador.
- 6 gotas de aceite de romero
- 6 gotas de aceite de sandalo
- 8 gotas de aceite de frankincience (también llamado aceite de libano o olibanum)
- 5 gotas de aceite de juniper (también llamado enebro)
- 3 gotas de aceite de lavanda
- 8 semillas de hinojo
- 3 clavos de olor
- Arroja tres minerales (antes mencionados) de tu elección a la mezcla
Envuelve el atomizador en tela morada. Luego pídeles a los ingredientes que "Despierten" y que te ayuden a alejar las malas energías, que desvíen el daño que te hace tu atacante.
Cuando sientas que los ingredientes han despertado, agita la mezcla 28 veces y rocíate con ella en todo el cuerpo, en los lugares que necesiten más protección, en los sitios de tu casa que consideres necesario y que quieras proteger.
Si te sobra algo de esta formula, cuando la quieras volver a usar debes agitarla 28 veces antes de hacerlo. Pero no debes conservarla por más de tres meses por que perderá su potencia y debe ser reemplazada.

¿Algo más que pueda hacer?

Otra manera de progererte es haciendo meditación de limpieza. Visualizate bañando tu cuerpo en un líquido luminiscente blanco que limpia todo tu cuerpo y tu mente. No necesitas ninguna guia para hacer esta meditación, solamente usa tu intuición. Imagina que este liquido blanco y luminoso también corre por tus venas, llegando a cada célula en tu interior, purificandote por dentro.

Otro ejercicio es visualizarte en agua sagrada. Imagínate dentro del agua en un río, una laguna, un mar, de agua transparente o azul, del color que más te guste, el agua va a limpiar todo lo negativo, las impurezas y miedos; esta agua te va a sanar y las malas energías se irán para siempre. Visualiza las partículas negativas como suciedad que son arrastradas por el agua muy lejos de tí. Una manera de hacer esta meditación y que sea más poderosa es hacerlo mientras estas en el agua, en una piscina, en la tina o tomando un baño. Si estás en la tina, agrega sal de mar para potenciar los resultados.

Finalmente

Cuando los ataques vayan disminuyendo, es importante no sentir enojo, ganas de vengarte, o rencor en contra de tu atacante, sino compasión.
Ten presente que su vida debe ser muy dolorosa y miserable como para encontrarse en ese nivel y atacarte de esa manera. 

Además de la vida llena de dolor autoinflingido que lleva, existe la ley de tres, que dice que todo lo que hagas, te será devuelto multiplicado por tres. Entonces debe lidiar con su mundo hostil, sumado al dolor que se provoca y al que retorna a él gracias al daño que te intenta provocar a tí.
Así que no le guardes rencor, no te coloques en su mismo nivel vibracional buscando vengarte. Ténle lástima y compasión.

Y no tengas miedo. Esta experiencia te servirá para sanar aspectos de tu inconsciente que guardas sin querer. Te ayudará a elevar tus vibraciones y a concluír asuntos pendientes para elevar tu espíritu.