jueves, 28 de octubre de 2010

María Sangrada


La primera vez que escuché el nombre de este 'juego' fue mientras cursaba la primaria.

Entre las niñas de mi edad se contaba la leyenda de María Sangrada, a la cual se invoca diciendo su nombre tres veces frente a un espejo.

En una ocasión lo intentamos, era una fiesta de halloween en casa de mi amiga Bety. Nos paramos ella, Evelyn y yo frente al espejo de su baño e invocamos a María Sangrada. No pasó nada.

Pero ¿De donde viene la leyenda de María Sangrada?

Su nombre original es "Bloody Mary" y se dice que viene desde Inglaterra en la epoca de los Tudors. La reina María 1, quien cometió una serie de actos sangrientos atroces en nombre de dios para erradicar la herejía.  Dice la leyenda que fue castigada por dios y nunca pudo tener hijos. Tuvo varios abortos y se especula que de ahí viene la variante de la invocación "María Sangrada, yo maté a tu bebé".

¿Como se invoca a María Sangrada?

Tienes que pararte frente a un espejo, sostener una vela frente a ti y apagar todas las luces. A continuación decir tres veces seguidas "María Sangrada", o "María Sangrada, yo maté a tu bebé"

Según la Leyenda:

Si invocas a María Sangrada, podrás ver su terrorífica imagen a través del espejo, aparecerán rasguños en toda tu cara, te volverás loco con la imagen que verás, te sacará los ojos, o desaparecerás de este mundo para quedar atrapado en el espejo.

¿Que pasará si invoco a María Sangrada?

Si después de conocer la leyenda aún sientes curiosidad y te atreves a invocarla, hazlo.

Parate frente a un espejo en la oscuridad, con una vela encendida frente a ti y repite su nombre tres veces.

¿No pasa nada?

Da tres vueltas sobre tu propio eje mientras repites tres veces su nombre y después asómate al espejo.

Se cree que mucha gente ve "algo" después de dar tres vueltas. Yo creo que es debido a la sugestión, los dulces, o tu cerebro al que acabas de marear con las vueltas.

Supongo que no lo sabrás hasta que lo pruebes. Si te atreves.

martes, 26 de octubre de 2010

El altar de muertos


Es bien sabido a nivel internacional, que en México celebramos el día de muertos. Es una fiesta grande y contrario a lo que podría pensarse, está llena de colores y de vida, comida deliciosa y dulces tradicionales. Calaveras, fruta, flores.

El 2 de noviembre celebramos a los muertos, colocando un altar en su honor, para los seres queridos que fallecieron, para las animas solas, para los personajes que se adelantaron en ese camino hacia el más allá.

Pero también recordamos a los niños que fallecieron, el día 1ero de noviembre es el día en que celebramos a los niños que por una razón u otra, no llegaron a la edad adulta y fue su destino morir siendo infantes.

Hay regiones en el país, en que se celebra con mayor impetu que en otras. Por ejemplo en Michoacán, Chiapas, Oaxaca y toda la región de la Huasteca es en donde se puede ver mas arraigada esta tradición: adornar las tumbas de nuestros seres queridos, llevarles veladoras para que encuentren la luz y honrarlos con un altar que contiene los elementos que un difunto disfrutó en vida.

Los altares pueden variar de región en región, pero son básicamente lo mismo.  Yo crecí con la tradición de los altares de muertos de la Huasteca Potosina y sus chichiliques. El altar se compone por dos arcos llenos de flor de muertos o cempasuchil que simbolizan el paso de la vida a la muerte y un camino de petalos de flor de cempasúchil - xempoatzuchitl, cempazuchil, etc - que lleva al difunto hacia el altar. Se colocan velas o veladoras tanto en el camino hacia el altar como en el mismo altar. Se coloca una foto del difunto y se adorna todo el altar con papel picado y se colocan elementos como: AGUA, VINO, TABACO, SAL, PAN, DULCES, FRUTAS y COMIDA.

Se dice que los difuntos tienen permiso de visitarnos el día 1ero (si son niños) y el día 2 (los adultos) para disfrutar de las ofrendas que les hemos dejado en el altar, ya que en el más allá no comen sus alimentos y dulces favoritos, no toman agua, algunos han olvidado el sabor de la sal.

Incluso hay quienes dicen que después de la recolección de ofrendas el día 2 después de las seis de la tarde, el vino y la comida pueden llegar a saber un poco insípido, pues los muertos ya han absorbido su sabor.

Se pone en el altar una vela por cada uno de nuestros difuntos, más una extra para el anima sola, que es esa alma de la que ya nadie se acuerda. Las velas sirven para llevarles luz a nuestros muertitos y que encuentren la paz que necesitan o tan solo para recordarlos y hacerles saber que no nos olvidamos de ellos.

Al llegar las seis de la tarde del día 2 de noviembre, se levanta la ofrenda y se reparte entre la familia. En la huasteca le llaman la repartición de chichiliques. Entonces podemos comer los dulces, pan y fruta que antes ofrecimos a nuestros muertos como una manera de convivir con ellos.

Las velas se las deja que se consuman hasta el final, como símbolo de remembranza y respeto.

Durante los dos días que se tiene levantado el altar, en la huasteca se acostumbra hacer mucha comida como tamales y zacahuil, además de pan y frutas, y cualquier persona que desee pasar a visitar el altar de muertos, se le invita a comer y beber.

En el cementerio se limpian las tumbas, se adornan con flores de cempasúchil y se les pone una veladora. Hay quienes se quedan a comer a un lado de la tumba a manera de acompañar al difunto.  En sitios como en Michoacán la gente se queda toda la noche en los panteones y les lleva musica y baile a los muertos.

En otros sitios, sobre todo en las grandes ciudades, se ha ido perdiendo la tradición de poner un altar de muertos en las casas. Pero en las escuelas siguen haciendo concursos de altares para difundir entre los más chicos esta cultura de devoción y aceptación a la transición de la vida a la muerte.

No dejemos que se pierda la tradición del día de muertos. No tiene por que estar peleada con el Halloween. Son dos cosas distintas que podemos celebrar sin ningun problema.

lunes, 25 de octubre de 2010

Olor a flores


 


Decía mi abuelita que cuando un espiritu bueno, la virgen o un familiar fallecido  te visitaban, se podía percibir en el aire un sutil - a veces intenso- olor a flores.


Infinidad de veces me ha pasado que en un lugar en donde no hay flores, de pronto empiezo a oler como si tuviese un ramo frente a mi nariz, por unos segundos y luego desaparece.

Mucha gente lo relaciona con una forma de contacto de su angel guardian, o de la virgen. Pero creo que depende de la fe de cada quien. Yo no creo en la virgen, pero relaciono el olor a flores con mi abuelita, quien falleció a principios de este año.

El hecho es que la mayoría de las veces, ayudados por nuestra sensibilidad al mundo de los espiritus, nuestro apego a un familiar muy querido que ya falleció o por muchos otros factores combinados, podemos percibir un olor a flores: Nardos, gardenias, violetas, lavanda o sencillamente flores diferentes, en muchos casos siendo el olor favorito de esa persona en vida. Quizá se manifiesten de esta manera tan hermosa y sutil para tranquilizar algun temor, apaciguar los nervios o frustración ante un problema, suavizar la tristeza, o sencillamente para recordarnos que desde el más allá, aun piensan en nosotros.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Desprendimiento astral


Se dice que cuando soñamos, nuestra alma se desprende de nuestro aparatoso y pesado cuerpo por un momento y mientras éste descansa, el alma sigue tan activa viajando por las diferentes dimensiones a las que puede llegar.

Mucha gente jamás se entera de esto. Muchos otros se dan cuenta de manera súbita y se asustan. De hecho la mayoría de las veces nos desprendemos involuntariamente, pero hay ejercicios que permiten realizar el desprendimiento astral de manera conciente y totalmente voluntaria.

Me viene a la mente la experiencia de mi prima con un desprendimiento astral involuntario, cuando ella tenía unos 17 años y estudiaba la preparatoria. Siendo que debía levantarse antes que nadie en su casa para estar lista a tiempo, nadie se enteró de lo que estaba pasando. Ella se levantó como de costumbre a las 5 de la mañana y se sentó en la orilla de su cama para terminar de despertarse antes de ir al baño, abrir la llave del lavabo y lavarse la cara. Luego caminó hacia su recamara para comenzar a ponerse el uniforme y lo que vio a continuación la dejó sin aliento. Era ella misma recostada en su cama.
Segundos despues y sin saber como, despertó asustada, y volteó a mirar hacia el pasillo. Las luces estaban encendidas por lo que descartó que se tratase de un sueño.
Dice que además sintió el agua en su cara cuando se estaba lavando, todo era normal. Ella estaba muy asustada, pero su mamá no le creyó lo que le había pasado.

Este es un claro ejemplo de un desprendimiento involuntario, mi explicación sería que su cuerpo estaba muy cansado pero su alma estaba absolutamente consciente de que tenía que levantarse para que no se le hiciera tarde para llegar al colegio.

Hay quienes aseguran que los viajes astrales los realizamos todos y con mayor frecuencia de la que nos imaginamos. Dicen que si alguien se encuentra soñando y durante su sueño se da cuenta y toma conciencia de que esta en un plano astral, podrá tomar control del sueño y moldearlo a su gusto. Esto sería una manera de desprendimiento voluntario, ya que aunque el desprendimiento fue a traves del sueño cotidiano, la persona tomó control de su viaje.

Existen muchas teorías y ejercicios para poder realizar viajes astrales voluntarios, por ejemplo la meditación con tambores, pero esto no se recomienda para principiantes.
La manera mas sencilla de comenzar a realizar estos viajes o desprendimientos de manera conciente, es marcar puntos imaginarios por toda nuestra casa, y memorizarlos. Luego relajarse y meditar, recorrer estos puntos iniciando desde nuestra cama al punto mas cercano y cada vez ir mas lejos. El objetivo es lograr trasladarse a cada uno de estos puntos de forma conciente y luego trasladar estos recorridos a nuestros sueños.
De este modo estaríamos viajando astralmente dentro de la seguridad de nuestra casa.

Por que aunque muchos aseguran que los viajes astrales no son peligrosos, hay otros que aseguran que estar mucho tiempo fuera de tu cuerpo puede ocasionar que el hilo de plata se rompa o que otra alma ocupe nuestro cuerpo. No hay manera de saberlo, pero mejor comenzar con ejercicios en un lugar seguro como lo es nuestro hogar.

viernes, 15 de octubre de 2010

Pisadas y sombras

Hace aproximadamente unos 10 años, me fui a vivir a Estados Unidos con mi mamá y mi hermana menor durante un periodo de mas o menos un año.

Mi mamá trabajaba de 7 a 5 y mi hermana entró inmediatamente a la escuela elemental. Yo no me decidía si entrar a la universidad (ya había terminado aqui en México la prepa) o si queria entrar al ultimo año de High School, así que mientras me decidía duré aproximadamente un mes sin hacer nada, quedandome sola en casa.

Pues bien, las casas en Estados Unidos están hechas en su mayoría de madera y la nuestra no era la excepción. Así que a pesar de la alfombra, siempre se escuchaba el rechinido de las pisadas de todos por toda la casa.

Siempre que me quedaba sola, vagaba de un lado a otro, de la sala a la cocina, a mi cuarto al comedor.. intentando no aburrirme. Sin embargo un día empece a notar que de reojo se veía algo o alguien siguiendome. Como una sombra que alcanzaba a ver con el rabillo del ojo.

En una ocasión me dirigí desde la sala hasta mi cuarto que estaba al fondo de la casa y me recosté en la cama. A los pocos minutos escuché claramente como si alguien caminara despacio desde la sala hasta la entrada de mi cuarto. Se escuchaba el crujir de la madera como si fuera alguien pesado, pero invisible. A partir de ese momento comencé a prestar más atención a los rudos de la casa, y noté que esto se repetía todos los días, casi al filo del medio día.

Sentía mucho miedo, por lo que solía encender la televisión a volumenes altos para no tener que salir corriendo.

Despues entré a la escuela y no volví a quedarme sola en esa casa.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Historias de la escuela

Recuerdo que siempre había historias macabras que contar en las escuelas.

Todas las escuelas fueron antes un cementerio, o una pista de patinaje sobre hielo, en todas las escuelas se aparecía la bailarina sin cabeza, Berthita, o la misma muerte.

En mi escuela no fue diferente. Durante las juntas de padres de familia, recuerdo que los niños nos juntabamos afuera de los salones en la -casi- oscuridad a contarnos historias de miedo. No era raro que uno que otro asustadizo saliera corriendo a buscar a su mamá.

Se decía que "era antes un cementerio", que los fantasmas de las monjas recorrían toda la escuela por las noches, que las almas atrapadas de los niños se hacían escuchar con los ecos de gritos y sonidos tipicos de escuela durante las madrugadas. Tambien se hablaba de una bailarina sin cabeza en el caso de las escuelas que "antes fueron una pista de patinaje sobre hielo"  cuando su compañero de patinaje artistico en un giro le cortó la cabeza con sus patines afilados.

Tambien recuerdo una historia sobre el fantasma aterrador de una niña que se aparecía en el baño de niñas, si golpeabas tres veces un determinado mosaico.

Por supuesto nunca se me apareció a mi.

Todo esto eran fantasías que se contaban en todas las escuelas del país. Dudo que exista una sola escuela que haya sido construida realmente sobre un cementerio antiguo.

Lo que si es verdad, es que las escuelas guardan muchisima energía. Es toda esa energía juvenil que se queda atrapada en los salones de clase, todas esas emociones que se viven en una escuela en la que pasamos la mayor parte de nuestra infancia y adolescencia.

Puede que esa misma energía atraiga otro tipo de energías ocultas, energías de otro mundo, energías sedientas de juventud quizá.

Esto es lo que me pasó a mi:

Estaba ya en primer año de preparatoria, cuando mi mamá tuvo que asistir a una de esas tantas juntas de padres de familia, generalmente las juntas empezaban al rededor de las 6 de la tarde y terminaban cuando mucho a las 9 de la noche.

Casi siempre en las juntas nos encontrabamos con otras compañeras pero en esa ocasión no había nadie. Solo yo y mi hermana menor, que cursaba el 4to año de primaria.

No sabiendo que hacer, nos pusimos a recorrer toda la escuela practicamente a oscuras, ya que la junta era en el primer piso y los otros tres estaban iluminados unicamente por la luna que se filtraba a los pasillos.

Subimos al ultimo piso, buscabamos algun salon abierto para entrar y quedarnos ahí hasta que la junta terminara pero todo estaba cerrado.

Al llegar al ultimo piso, en el ultimo salón antes de las escaleras que llevaban a una terraza, empezamos a escuchar ruidos.

Era como si dejaran caer canicas en el piso. Guardamos silencio mi hermana y yo y nos acercamos cada vez mas, casi de puntillas para escuchar bien el sonido. Era bastante claro, no estabamos imaginandolo... Era como si alguien dejara caer un par de canicas en repetidas ocasiones. Mi hermana sintió miedo, y me pidió que nos fueramos al primer piso a esperar a mi mamá, pero yo queria saber que era ese ruido.

Quise trepar hasta la ventana para ver si lograba ver algo dentro del salón pero estaba vacio. Solo pupitres y oscuridad.

Entonces pegue la oreja en la puerta para ver si escuchaba algo con mayor claridad y entonces estrepitosamente el ruido de muchas risas de niños se escuchó muy fuerte. Como si el salón hubiese estado lleno de gente escondida y de pronto todos se rieran al unisono para darme un buen susto.

Y lo lograron. No solo se escucharon las risas sino que empezó a escucharse mucho ruido como cuando uno esta verdaderamente en un salon de clases y hay mucho caos. Salimos corriendo mi hermana y yo, nos tomamos de la mano y bajamos las escaleras lo más rapido que pudimos.

Nunca más volvimos a subir al 4to piso si no era de día.

lunes, 11 de octubre de 2010

Canicas en el techo

Anoche por alguna extraña razón tuve problemas para dormir. En momentos me despertaba y tardaba una hora mas o menos para volverme a quedar dormida. Mi hijo me despertó en la madrugada en una de sus escapadas nocturnas de su cama a la mía y cuando se quedó dormido lo llevé de nuevo a su cama, pero yo ya no me pude dormir. Cerraba los ojos y me acomodaba de una y mil maneras pero no lograba conciliar el sueño. Cuando por fin empezaba a quedarme dormida, escuché muy claramente el sonido de canicas en el techo.

Primero pense que era el agua en el baño que casi siempre se escucha como si la llave del lavabo no se hubiese cerrado bien, pero despues puse atención y no era eso. Se escuchaba claramente el sonido de canicas o algun otro objeto similar que caía en el techo del pasillo que separa mi habitación de la de mi hijo.

No puedo negar que sentí temor, pues siempre he relacionado el sonido de canicas con lo paranormal, por muchas historias que se cuentan y por otra que viví en la preparatoria en la que estudié... pero esa es azucar de otro costal.

En fin, traté de ignorar el ruido de las canicas y traté de dormirme nuevamente. Pero de pronto escuché el mismo sonido justo arriba de mi. En el techo de mi cuarto pero encima de mi cama, puedo casi asegurarlo. Era como si dejaran caer unas tres o cuatro canicas donde yo pudiera escucharlas. Me dio miedo, pero solo le pedi a mi esposo que me abrazara y despues de un rato de ignorar el sonido, por fin venció el sueño y me quedé dormida.

Hoy por la mañana me puse a investigar, ya que mucho se habla sobre presencias paranormales que se manifiestan a través de ese sonido en especifico. Encontré una explicación que podría ser racional y logica:
Esto ocurre en las cañerias de agua.
Cuando el grifo se cierra (o una bomba se para de repente) toda el agua tiene que parar muy rápido y la inercia puede producir un golpe de ariete

Sin embargo, esta explicación no me sirve a mi. Tenemos ya un mes sin agua en la colonia, nos provee de agua una pipa y obviamente la bomba de agua no funciona. Entonces ¿Que es ese sonido de canicas que escuché? Muchos dicen que cuando se escuchan canicas, significa que hay espiritus de niños en el lugar. Otros dicen que significa que hay duendes cerca. Quizá si vuelvo a escuchar ese sonido, volveré a sentir miedo, pero intentaré averiguar por mis propios medios de que se trata.

lunes, 4 de octubre de 2010

El hospital olvidado

En uno de nuestros viajes, tuvimos la oportunidad de visitar un hospital abandonado a la orilla del mar en Cd. Madero, Tamaulipas, en el año 2006

Mucho se hablaba sobre este hospital en la televisión, decian que pasaban cosas extrañas y gente curiosa que se adentraba a los corredores del abandonado nosocomio desaparecía sin dejar rastro.

¿Hasta que punto será cierto lo que se dice? No lo se. Pero cuando pudimos ir a ver por nosotros mismos, nos dimos cuenta de que al rededor de esta deteriorada construccion se respiraba un ambiente muy tenso y mucho temor.

Fue despues de nuestra tarde en la playa, cuando comenzaba a anochecer que decidimos ir a visitar el hospital que se encuentra a unos metros del camino a la playa. Así que desviamos el coche y nos dirigimos hacia allá. Dos de nuestras amigas decidieron que no entrarían al edificio y que se quedarían en el auto. Así que otros dos amigos, mi ahora esposo y yo, nos armamos con nuestras camaras y lamparas de mano, y nos decidimos a entrar.

Tomamos algunas fotos en el exterior (en las dos primeras se alcanzan a ver esferas de energía) y luego nos dirigimos por el pasillo hacia el area que pensamos, fue la recepción principal. Al entrar se escuchaba el sonido del mar como una suave musica de fondo. Algunos tronidos como de tuberías viejas y nada más. Personalmente, sentí mucho miedo, como si un iman gigante me estuviese atrayendo hacia la salida. Quería entrar mas allá de la recepción pero mis piernas no me obedecían. Fue una sensación muy extraña. Ninguno de nosotros pudo dar un paso más allá de la recepción. Solamente entramos por un gran pasillo y unos cuantos metros mas adelante antes de llegar a una gran sala que suponemos, era la sala de espera.

Tomamos varias fotos, en ninguna se ve nada fuera de lo normal, solo paredes llenas de grafitti, y un gran edificio deteriorado por los años y la sal del ambiente.

Cuando nos decidíamos si subir unas escaleras o retirarnos, escuchamos el ruido de una sirena en el exterior del edificio. Luego una voz masculina con un megafono nos llamaba a salir del esdificio. Así lo hicimos. Un par de policias interrogaba a mis dos amigas que se habían quedado en el coche. Luego los policias nos dijeron que no era seguro entrar a ese edificio, que podiamos lastimarnos o perdernos en los pasillos. Que habían pozos de luz que no tenian protección y con la oscuridad de la noche no veriamos al momento de caer en uno de esos pozos.

Les dijimos a los policías que solo habíamos tomado unas fotos y que estabamos a punto de retirarnos. Entonces uno de ellos nos dijo que tuvieramos cuidado. Hacía unos años una muchacha había desaparecido sin dejar rastro en ese edificio.

"Estaba en una fiesta en la playa" - dijo el policia - " Cuando le dieron ganas de ir al baño, así que decidió venir a este hospital abandonado para hacer sus necesidades. Pero nunca nadie la volvió a ver. Sus amigos le hablaron a la policia y muchos la buscaron por varios días. No había rastro de ella. Nunca la encontraron"

¿Mito o Realidad? Quizá era una historia que los policías utilizaban para ahuyentar a los chavos curiosos como nosotros. Quizá fue cierto. El hecho es que ese edificio fue abandonado por una razón desconocida, y la sensación que sentí, la necesidad de salir de ese lugar, es innegable.

Aqui algunas fotos:







viernes, 1 de octubre de 2010

Fantasma en el Baño

Hace mucho tiempo, cuando mis amigos y yo buscabamos obtener imagenes y evidencia de espiritus, tuvimos la idea de tomar fotos en un baño abandonado de la universidad donde estudiabamos. Un baño que se encontraba cerca de las canchas de basketball, pero que estaban "en remodelación" desde hacía mucho tiempo. La obra estaba detenida y los baños no eran funcionales. Fue despues de la ultima clase de la tarde cuando nos armamos con nuestra camara digital y fuimos a esos baños.

Habían muchos ruidos extraños, como de algo que golpeaba las ventanas, hacía mucho viento afuera y se escuchaba silvar por las rendijas de las ventanas rotas. Tomamos muchas fotos pero no obtuvimos ninguna imagen extraña, mas que en una foto cerca de la entrada, fue de las primeras que tomamos. Se ve como una especie de niebla y se alcanza a distinguir la cara de una muchacha con la boca abierta, como gritando.

Será nuestra imaginación? Juzguen ustedes.







Cabe mencionar que además de la sensación de entrar a un lugar desconocido en la noche, con los ruidos ambientales, si había algo de tenebroso en el ambiente. Pero no como en otros lugares en los que se siente el ambiente pesado.