lunes, 13 de diciembre de 2010

Un fantasma en Navidad

Ya se acercan las fechas en que todo el ambiente se llena de misticismo y el invierno nos pone melancolicos, deseando estar cerca de nuestros seres queridos, y anhelando los tiempos infantiles en que no había preocupaciones ni grandes responsabilidades.

Quizá no es coincidencia que en esta epoca del año los suicidios tengan mayor índice de ocurrencia. Probablemente los avistamientos de fantasmas tengan mucho que ver con toda esa mezcla de melancolía y recuerdos, con toda esa energía de la familia reunida y con que quizá... alguien en el más allá desea con todo su corazón regresar a celebrar la navidad con los que aún quedamos en este mundo.

Recuerdo que hace muchos años, quizá al año siguiente de que vieramos y escucharamos al piano tocar solo, mi hermana y yo sentimos que no estabamos solas en casa.

Mis papás se habían ido a una fiesta para celebrar el aniversario de bodas de unos amigos suyos. Nos quedamos solas las dos en casa, mi hermana la mayor tenía mas o menos 11 años y yo unos 8. Siempre que nos quedabamos solas nos poníamos a ver televisión o a jugar hasta tarde, esa noche veíamos un programa especial de navidad cuando de pronto escuchamos que la puerta de entrada se azotaba. ¿Como podía ser esto posible, si no estaba abierta?

De inicio pensamos que mis papás habían llegado temprano pero no escuchamos voces, ni pisadas ni nada que indicara que habían llegado. Así que las dos fuimos hasta la sala y no vimos nada extraño, la puerta estaba perfectamente cerrada y las luces apagadas. Fue entonces que me asomé por una de las ventanas para intentar ver si había alguien afuera. No vi a nadie fuera de la casa, pero con el reflejo del vidrio alcancé a ver la silueta como de un niño parado al lado del arbol de navidad mirando hacia los regalos.

Me asusté mucho cuando vi que mi hermana estaba parada justo al lado de mi. Le dije que había visto a alguien parado junto al arbol y corrimos las dos a escondernos abajo de las cobijas del cuarto de mis papás.

Lo que vi no parecía malevolo, quizá algun niño que deseaba un regalo como cuando estaba vivo. Pero siendo una niña me asusté al ver algo que no pertenecía a este mundo.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Bienvenidos otra vez

Pues bien, como ya lo auguraba desde hace tiempo, wordpress me quedó chico. Al intentar agregar mejoras para el blog y de esta manera hacerlo más interactivo y con mejor contenido, me topé con la desagradable sorpresa de que Wordpress tiene muchas limitaciones y la idea no era quedarnos estancados, sino mejorar e ir creciendo el blog.

Así que teniendo la facilidad de mudar el blog completo, me decidí a probar Blogger, el cual hasta el momento me ha permitido personalizar todo lo que se me ha antojado. Será cosa de ir encontrando otras funciones quizá, pero por el momento estoy conforme con el cambio y dependiendo de como nos vaya, traeremos el otro blog "Yo también te dije, wey" A lo mejor hasta con nuevo nombre.

Mientras tanto les agradezco que hayan llegado hasta aqui, ya sean lectores nuevos o los mismos lectores que me seguían desde wordpress y cualquier comentario o sugerencia en cuanto a la apariencia y funcionalidad del sitio, serán bienvenidos.

Que sigan las historias.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Ruidos Nocturnos

Soy una persona que tiene el sueño pesado. Generalmente me quedo dormida y casi nada me despierta durante la noche.

Últimamente, el sueño se me ha vuelto mucho más ligero, no se si tenga que ver que estoy embarazada. Pero en estos días cualquier ruido, por mínimo que sea me despierta y tardo mucho más en volver a quedarme dormida.

Por ende, casi todas las noches me despierto entre unas cuatro o cinco veces y mientras vuelvo a quedarme dormida escucho infinidad de ruidos extraños por toda la casa.

Al principio eran ruidos como los crujidos normales de la televisión o de la madera de algun mueble, que con el frio de la noche se encojen o que se yo, ruidos que en todos lados se escuchan.

Pero ahora que tardo más tiempo en quedarme dormida, he podido distinguir otro tipo de ruidos más complejos, algunos en mi propia habitación, otros en el baño, en la cocina, en el comedor, etc.

Anoche, por ejemplo, me desperté dos veces. Tenía colgada en la puerta una bolsa de plástico transparente con asas de tela en la que guardo mi secadora, mi plancha para el cabello y mis tenazas. La tengo ahí colgada por que me queda más a la mano en las mañanas para peinarme. Anoche escuche como si alguien estuviese buscando algo en esa bolsa, se escuchaba muy claro. Abrí bien los ojos para ver lo más que mi vista me permitía en la oscuridad y el sonido cesó. Volví a cerrar los ojos para intentar dormirme y el ruido otra vez se escuchó. Así unas cuatro veces.

No había nada ahí, no había nadie hurgando en mi bolsa. Luego me quedé dormida y desperté al poco rato con la sensación de que alguien estaba viéndome, alguien que estaba parado al lado de mi cama. Pensé que era mi hijo pero al abrir los ojos no había nadie.

En ese mismo lapso de tiempo empecé a escuchar en el techo las mismas canicas que ya les había contado. También se escuchaba como arena y luego un golpe fuerte en la sala. No me levanté a averiguar que fue, pero no es la primera vez que se escucha.

¿Sera que los ruidos se producen todo el tiempo, pero durante la quietud de la noche son más notorios?

¿O será que solamente suceden durante la noche?

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La planchada

La leyenda de la planchada es muy popular en los hospitales de México.


Cuenta la leyenda que había una enfermera muy guapa y muy pulcra de nombre Eulalia. Siempre portaba su uniforme almidonado y planchado impecablemente. Ella se enamoró de un Médico residente llamado Joaquín y sostuvieron juntos y en secreto un tórrido romance. Todo era felicidad y alegría. Un día Joaquín le pide matrimonio a Eulalia y ella por supuesto acepta.

Joaquín le dijo que antes de casarse tenía que ir a un congreso, pero que volvería pronto. Así pasaron 15 días y Joaquín no regresó, pasó un tiempo más y Eulalia investigando entre los doctores, se enteró con horror que Joaquín se había casado con otra mujer.

Eulalia cayó en una gran depresión y comenzó a descuidar a sus pacientes, no les daba medicamentos para el dolor, no les administraba sus antibióticos, no les prestaba atención y muchos de esos pacientes murieron por la negligencia de Eulalia. Ella pronto falleció.

Se dice que su fantasma arrepentido de haber provocado tantas muertes en sus pacientes, vaga aún en los hospitales y atiende a los enfermos, muchos de ellos se curan milagrosamente después de haber sido atendidos por esa enfermera misteriosa de uniforme pulcro y planchado.

Una tía asegura haber tenido contacto con la planchada.

Ella tuvo a su ultima hija en un parto prematuro a los 6 meses de gestación, ambas estuvieron en grave peligro y tuvieron que pasar semanas en el hospital. Dice que una madrugada, padecía de mucho dolor y una enfermera muy bien arreglada, con su uniforme muy bien planchado fue a atenderla, le dio un par de pastillas y le ayudó a tomarlas. Luego mi tía se quedó dormida y al poco rato llegó otra enfermera para darle las mismas pastillas. Mi tía dijo que ya no le dolía por que la otra enfermera ya le había dado dos pastillas para el dolor. Ella le dijo que eso era imposible, que ella era la unica enfermera de guardia esa noche y que no había nadie más para administrar los medicamentos.

Entonces ¿Quién le dio el medicamento a mi tía para ayudarle a calmar el dolor?

Poco tiempo después, tanto mi tía como mi prima fueron dadas de alta y gozan de una salud excelente.

martes, 30 de noviembre de 2010

El cuarto de Hotel

Leyenda Urbana: El cuarto de Hotel

Se dice que un hombre llegó a un hotel y fue directo a recepción a registrarse.

El encargado del hotel le hizo firmar el registro y le entregó la llave del único cuarto disponible, pero le advirtió: "Aquí tiene la llave, pero sin importar lo que haga, no vaya a la habitación sin número que está al lado de esta habitación en la que usted se hospedará"

El viajero asintió con la cabeza y se dirigió a su habitación, al llegar vio que efectivamente al lado del cuarto que le habían asignado había una puerta sin número. Entró en su habitación y se fue a la cama, sin embargo la curiosidad no lo dejaba dormir, así que se levantó a media noche y fue al cuarto sin número e intentó abrirlo pero la puerta estaba cerrada.

Así que se asomó por el cerrojo de la puerta y lo único que pudo ver fue una mujer sentada en el piso recargada contra la pared en el otro extremo de la habitación.



Estuvo a punto de tocar la puerta pero se arrepintió y regresó a su cuarto.

Al día siguiente se levantó y fue directo a la puerta del cuarto sin número y se asomó nuevamente por el cerrojo, pero no logró ver mas que algo rojo que tapaba el agujero. Pensó que quizá la mujer se había dado cuenta de que alguien la había observado y con alguna prenda de color rojo tapó el cerrojo de la puerta.



Estaba confundido pero curioso, así que fue a recepción y preguntó sobre la habitación sin número, de la cual le habían advertido.

"¿Miró a través del cerrojo?"  - Preguntó el administrador de recepción

"Si" - Respondió el viajero

"Entonces supongo que tendré que contarle" - dijo el administrador - "Ese cuarto fue clausurado debido a que ahí cometieron un terrible crimen. Un hombre asesinó ahí a su esposa y su fantasma aún ronda esa habitación. Por fuera la mujer parece normal, pero sus ojos..."

"sus ojos solo son de color rojo"



Fin

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El fantasma del Tío Lalo

Casi iniciando mayo, mi familia comenzaba a prepararse para empacar nuestras chivas e irnos a la fiesta del rancho de donde es originaria mi mamá. La fiesta de la Santa Cruz es la más importante del rancho desde siempre.  Generalmente nos hospedamos en casa de unos tíos (Todos en el rancho resultan ser primos o tíos) en un pueblo que queda a unos veinte minutos del famoso Rancho, por un camino de terracería que no ofrece a la vista más que alguno que otro mezquite, algun matorral o nopal seco y mucha tierra suelta.

Ya es tradición llegar temprano al Rancho el día 2 de Mayo y nos quedamos a la procesión, las fiestas, los fuegos artificiales y hasta entrada la madrugada regresamos al Pueblo para dormirnos. Al día siguiente volvemos al Rancho y almorzamos con alguna prima, tía o parienta con tortillas recién hechas con sabor Ranchero, frijolitos de oya y huevos de las mismas gallinas que andan ahi en los grandisimos huertos de nopal. Luego asistir a la misa y despedirnos para volver a la ajetreada vida de la Ciudad.

Es toda una experiencia acudir a estas fiestas, es casi como volver en el tiempo y disfrutar un ambiente campirano con los parientes a quienes ni siquiera conoces, pero te tratan con tanta calidez que pronto se olvida la televisión, los videojuegos, la computadora, etc.

A mediados del año pasado, pasadas las fiestas de la Santa Cruz, escuché a mi mamá decir que uno de sus tíos - El Tío Lalo - Había fallecido. El era el típico viejito de sombrero que aunque vivía en la ciudad con una de sus hijas, siempre estaba presente en las fiestas de la Santa Cruz, a veces hasta participaba en la pastorela (Si, hacen una pastorela en mayo). El tío Lalo, era un señor alto y delgado, de piel tan blanca que bajo el sol se tornaba roja y de ojos muy azules. Era muy común verlo tomandose una cerveza con los cachetes bien chapeados bajo el sol abrasador del rancho durante las fiestas. Siempre muy alegre y aunque eramos muchisimos parientes, siempre recordaba de quien eramos nietos "Usted es de Tío Quico", nos decía al vernos.

El pasado mes de mayo, fuimos como siempre a las fiestas, sabiendo que por primera vez nos iba a faltar la alegre presencia del tío Lalo. Llegamos tempranito y pudimos ver todavia como terminaban los adornos de cera y preparaban la procesión. Nos invitaron a desayunar con la prima Marina y el sabor de su comida de rancho me supo a gloria. Luego a medio día comenzó la procesión y el desfile de cera, mucha gente con sus adornos de cera, desfilaba por la terracería de la calle principal del rancho hacia la unica iglesia: La iglesia de la Santa Cruz. Toda la gente en el rancho es muy religiosa, al momento de la procesión todo el rancho se reune participando o presenciando el desfile, las casas estan vacías y la gente se atiborra afuera de la iglesia para escuchar la celebración de la Santa Cruz.

Al terminar la misa, comenzó la fiesta una lona enorme con el logotipo de la Pepsi, cubría una gran parte de la explanada, bajo la lona había muchas mesitas tambien de la pepsi esperando a la gente que iba a comer. Había puestos de comida por todos lados: enchiladas, quesadillas, gorditas, tacos, etc. Por supuesto muchas hieleras llenas con Carta Blancas y Tecates. No importa si no traías dinero, alguno de los primos te invitaba una cerveza, siempre era así.

Al entrar la noche nos preparamos para el espectaculo de los fuegos artificiales, el torito y la quema de judas. Afuera de la iglesia se preparaban los actores de la pastorela y despues de muchos petardos, muchos fuegos artificiales, muchas cervezas, nos dieron las dos de la madrugada. Era tarde y empezaban los balazos (Los rancheros casi siempre comenzaban a aventar balazos al aire para celebrar) así que mi mamá nos indicó que era hora de ir por el coche a la casa de la prima Marina para irnos al pueblo. Para llegar a la casa de la prima, teníamos que pasar por una subidita al lado de la iglesia, donde caía un arroyo. No hay alumbrado publico en esa parte, la unica parte que cuenta con alumbrado es la iglesia y alrededores. Así que había que ir con mucho cuidado por esa subida empinada que nos llevaba a una calle empedrada hacia la casa de la prima Marina.

Ayudado por la luz tenue del celular comencé a caminar por la subida, mientras las luces se iban quedando atrás y la oscuridad se hacía cada vez mas densa. Mis papás que ya se sabían el camino subieron con mucha rapidez bromeando sobre como yo me quedaba atrás en el camino. Pronto solo escuchaba sus risas a varios metros adelante de mi.

Entonces traté de caminar un poco más rapido. La idea de quedarme solo en la oscuridad no me gustaba para nada, sobre todo por estar algo mareado por la cerveza que había ingerido durante la tarde. Así que apretando el paso torpemente me tropecé. Puse la mano que tenía libre en el piso y al levantarme vi frente a mi la imagen borrosa del tío Lalo que me señalaba algo. Al principio no sabía bien lo que pasaba, quizá era otro pariente que se parecía mucho a él. Con la pequeña luz del celular alumbre a donde me indicaba, al lado de donde me había tropezado y vi con asombro la orilla del camino. Si hubiese caido un poco más a mi izquierda, habría caido a esa zanja  de unos tres metros. Tal vez no era una caída mortal, pero seguramente me habría lastimado con las piedras y la maleza, quien sabe.

Luego alumbré de nuevo hacia donde vi al señor y ya no estaba. No había manera de que hubiese caminado en dirección a la iglesia sin que yo lo hubiera visto o escuchado. Mis papás tampoco vieron a nadie. Entonces ¿sería el tío Lalo, que no quiso perderse la fiesta de este año?  Por supuesto que ni mi papá ni mi mamá me creyeron, pensaron que estaba borracho, pero yo estoy seguro de lo que vi.

Y fuera quien fuera, me ayudó a ver por donde iba caminando para no caerme.

Enviado por:  Paul

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Energía atrayente


Hay personas con capacidades psíquicas especiales que desde el momento de su concepción se convierten en un foco de energía atrayente a espíritus y otras energías.

Las personas que tienen estas capacidades o habilidades psíquicas generalmente son más sensibles que las demás personas, a ver, sentir o percibir de alguna manera a las entidades de otros planos. Y estas entidades, la mayoría de ellas, se dan cuenta cuando una persona es capaz de percibir su presencia.

Si este espíritu se da cuenta de que alguien lo percibe, lo más obvio es que éste quede de alguna manera 'pegado' a la persona que es capaz de sentirlo. ¿Por que? Puede ser que el espiritu tenga asuntos pendientes, tenga deseo o necesidad de ayuda. No significa que sea para bien o que sea algo positivo. Pero este espiritu intentará que lo ayuden y que mejor que alguien que tiene la habilidad de percibir entidades del más allá.

Esta es la razón por la cual una persona con un nivel de conciencia más elevado, con capacidades pisiquicas especiales, con sensibilidad a lo paranormal es un foco de energía atrayente para los fantasmas.

Por ejemplo, en mi caso. Mi esposo y yo somos muy sensibles a los espíritus, podemos percibir energías diferentes y en muchos casos ver o sentir espíritus, no solo en casas viejas o lugares que dicen que están embrujados. Sino de una manera cotidiana. Recuerdo esa ocasión en que ambos percibimos algo muy negativo que llegó a nuestra casa una madrugada, que se quedó parado en la puerta de nuestra recamara observándonos, estudiando nuestras reacciones, quizá averiguando si eramos capaces de ayudarle.  Debo hacer énfasis en que no vimos nada. Yo, al menos, no vi nada. No vi ninguna sombra no escuché ningún ruido, ningún quejido ni susurro. Solamente tuve una sensación de temor, de ser observada por alguien que estaba en el pasillo, percibí una energía sumamente negativa, percibí angustia y soledad en esa entidad, pero también percibí mucha ira. Incluso pensé que estaba sintiéndome enferma, algo con mi presión arterial o no se, fue lo primero que pensé. Pero entonces mi esposo me preguntó si lograba sentir "eso". Fue cuando me describió exactamente lo que yo estaba sintiendo.

No se quedó mucho tiempo, no tengo idea por que. Quizá sintió rechazo por nuestra parte, la verdad es que cuando logramos sentir que su energía se alejó respiramos tranquilos y pudimos dormir el resto de la noche. Por supuesto nos preguntábamos ¿que habrá sido? ¿Que querría? y sobre todo ¿Estabamos preparados para enfrentar una entidad tan negativa, si no hubiese decidido irse por pie propio?

Y es que es seguro que esa entidad iba de paso, buscando algo. Y al pasar cerca de nosotros, algo llamó su atención, probablemente nuestra energía.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Presencia en forma de orb

Antes habíamos tratado el tema de los orbs de energía que aparecían en algunas fotos. He visto incluso fotos en las que aparecen perros o gatos que parecen seguir con la mirada un orb que sale en la fotografía.

Pero ¿Alguna vez han visto un orb en vivo?

Yo si. Anoche antes de dormir hablé en silencio con mi abuelita (fallecida en febrero de este año) le pedí un favor muy personal, me puse un anillo de oro viejisimo que perteneció a ella y me fui a dormir temprano (aproximadamente a las 9:30 pm).

No soñé con ella, de hecho no recuerdo lo que soñé. Pero desperté en la madrugada cuando ya todas las luces estaban apagadas y mi esposo estaba al lado de mi profundamente dormido.  Desperté por alguna razón para ver que encima de mi flotando sobre la cama había una especie de burbuja que no emitía nada de luz, era como una esfera de humo flotando en mi recamara. En cuanto la vi comenzó a flotar hacia la pared y desapareció al atravesarla.

Se que estaba despierta por que en el momento en que desapareció escuché a mi hijo toser y fui a verlo para asegurarme de que estuviese abrigado.

Y al pensar en esta experiencia, recordé que no es la primera vez que veo un orb. Recordé que poco despues de que mi abuelita falleció, mi esposo estaba en el primer piso en su computadora y yo me fui a dormir. Cuando mi esposo subió a dormirse, apago las luces y me desperté momentaneamente. Lo primero que vi fue una burbuja que se elevaba desde el suelo hasta el techo por un lado de la cortina, para desaparecer al atravesar el techo.

Le comenté a mi esposo sobre lo que había visto y me convenció de que estaba dormida aún. Pero ahora, con lo que vi anoche, estoy segura de que no lo imaginé. Era quizá mi abuelita acudiendo a mi llamado en ambas ocasiones.



En esta foto que me encontré en la red, aparece un orb a la altura del hombro del señor y los dos perros parecen seguirlo con la mirada.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Luces de las brujas

Esta experiencia paranormal le sucedió a mi mamá y a mi papá cuando estaban recién casados, hace muchos años.

Mi papá es de la huasteca potosina y mi mamá es de la capital de San Luis Potosí, pero ellos vivían en ese entonces en Oaxaca. Así que viajaban mucho para visitar tanto a los familiares de mi mamá como a los de mi papá. En las carreteras de la huasteca hay muchas montañas, muchisima vegetación y el clima es calido-humedo, es casi una selva toda esa región. En uno de esos tantos viajes que realizaron mis papás, a finales de los 70 e inicios de los 80,  viajaban desde el poblado de Tancanhuitz de Santos hacia Ciudad Valles, acompañados por un primo mío que tenía unos 7 años de edad. Iban de regreso de visitar a unos amigos. El poblado de Tancanhuitz está a unos 40 minutos de Ciudad Valles, sitio en el que se estaban hospedando con la familia de mi papá. Tancanhuitz se encuentra subiendo un cerro por una carretera angosta que parte de la carretera principal de Cd. Valles - Tamazunchale

Volviendo a la historia, mis padres viajaban de regreso bajando por la pequeña carretera de Tancanhuitz cerca de las once de la noche. Ese camino no es muy transitado y esa noche no fue la excepción. Entonces mi mamá alcanzó a ver en el cerro que quedaba del otro lado de la carretera principal unas luces de colores que se movían formando figuras geométricas.

"Son las brujas" dijo mi papá

Detuvieron el vehículo en el que viajaban para ver mejor el espectáculo. En ese cerro no había acceso a coches y tampoco había poblados. Y considerando la distancia, las figuras eran grandes no había manera de que una persona las estuviese haciendo. Eran tres luces de color rojo, verde, azul... que formaban figuras geométricas perfectas, pero no se quedaban estáticas,  cambiaban de figura cada cierto tiempo y pasaban por ejemplo de ser un circulo azul a un rombo azul.

Esto duró unos minutos y después las luces desaparecieron. Nunca más en todos los años que siguieron frecuentando esa carretera, volvieron a ver las luces misteriosas que mi papá aseguraba, eran las brujas haciendo un aquelarre.

¿Podrían haber sido las brujas? ¿ Espíritus de la montaña? ¿O quizá un OVNI?

martes, 9 de noviembre de 2010

Fantasmas animales

¿Es posible que exista vida después de la muerte? Si es así, ¿Se limita unicamente para los seres humanos? o ¿Es posible que los animales también vaguen por el mundo de los espíritus en forma de fantasmas?

Yo creo que si.


Mucha gente que incluso cree en los fantasmas de las personas que fallecieron, se mantienen escépticos ante la idea de un fantasma animal. Ellos alegan que como los animales no tienen alma, no puede existir su espiritu cuando ellos mueran. Pero los perros, gatos, aves y cualquier animal están conformados por el mismo tipo de energía que nosotros los humanos. Esta misma energía que sobrevive despues de que nuestro cuerpo muere. Cualquiera que tuvo una relación muy cercana con una mascota comparte con ella una conexión psíquica muy importante, pues nuestras mascotas son compañeros, amigos, guías y hasta guardianes. La gente -generalmente- ama a sus mascotas y esto es parte de esa conexión psíquica.

Aunado a esto, los animales no solo son capaces de realizar apariciones sino que en vida son capaces de percibir presencias del más allá. Todos alguna vez escuchamos sobre el sexto sentido animal. Esa capacidad de ver, olfatear o sentir a un espíritu -bueno o malo- tampoco se limita a los perros y gatos. La mayoría de los animales sufren de nerviosismo en un lugar donde habitan presencias paranormales, experimentan miedo y ansiedad.  Algunos perros ladran a una equina vacía del cuarto, algunos gatos erizan sus pelajes al paso de una sombra que nosotros no alcanzamos a percibir, etc.

Entonces, si los animales están tan ligados al mundo de los espíritus ¿Por que negar la posibilidad de que el alma de estos animalitos también pueda existir en forma de fantasmas, después de su muerte?

He escuchado infinidad de historias sobre perros fantasma. O quizá algún ruido extraño durante la madrugada que se asemeja al jadeo de un perro en una casa donde nunca han tenido mascota.

Ayer vi algo que pudiera haber sido un fantasma animal: un gato.

A la hora de recoger a mi hijo de la escuela, ya son las 7:00pm y gracias al cambio de horario, la noche ya se apoderó de la región. Ya no hay nada de claridad y siendo un camino un poco alejado de las avenidas principales de la ciudad, falta iluminación hay muchos pastizales y pocas casas. El día de ayer llegué a la escuela y estacioné mi coche. Apague las luces exteriores y mi esposo fue a recoger al niño mientras yo me quedé esperándolos. De pronto alcancé a ver en un árbol frente a mi coche como un gato negro bajaba a una banca que estaba al lado del árbol. Después saltó hacia el camino y desapareció. Al principio no lo pude asimilar bien, pensé que por la oscuridad de la noche lo había perdido de vista pero fue todo muy rápido. No lo vi correr, no lo escuché, había camino limpio hacia los dos lados pero no lo vi correr hacia ninguno de los dos lados.  La única explicación lógica que me quedaba era que el gato hubiese corrido hacia abajo de mi carro y por eso lo perdí de vista. Así que me bajé a buscarlo, para evitar atropellarlo al momento de irme. Pero no había rastro del gato, no había huellas en la tierra ni nada. Desapareció ante mis ojos sin ninguna explicación.

Lo que vi entonces ¿Sería el fantasma de un gato?

martes, 2 de noviembre de 2010

Bajo la mesa




Recuerdo que estaba en tercero de primaria, haciendo mi tarea en el comedor. Mi papá trabajaba fuera de la ciudad y mi mamá salió con mis hermanas, así que estaba sola en casa y de noche.

De pronto comencé a sentir que no estaba sola.  De alguna manera sabía que había algo o alguien debajo de la mesa y que si me asomaba vería algo que no habría querido ver. Intenté ignorar esa sensación dado que estaba sola en la casa y no tenia a donde correr.  Tenía miedo de que si saltaba de la silla hacia cualquier rincón de la casa, eso que estaba abajo de la mesa iría tras de mi.

La sensación se fue intensificando hasta el punto en que sentía escalofríos en todo el cuerpo, siendo una noche de verano caluroso.

En un momento comencé a sentir tanto miedo que salté de la silla y corrí hacia la calle. Pero mi mamá venía entrando a la casa. Le conté lo que me había pasado, pero por supuesto no me creyó. Años después y recordando cuando vi a la niña escondida bajo la mesa, creo que fue la misma presencia que sentí cuando estaba en tercero de primaria.

jueves, 28 de octubre de 2010

María Sangrada


La primera vez que escuché el nombre de este 'juego' fue mientras cursaba la primaria.

Entre las niñas de mi edad se contaba la leyenda de María Sangrada, a la cual se invoca diciendo su nombre tres veces frente a un espejo.

En una ocasión lo intentamos, era una fiesta de halloween en casa de mi amiga Bety. Nos paramos ella, Evelyn y yo frente al espejo de su baño e invocamos a María Sangrada. No pasó nada.

Pero ¿De donde viene la leyenda de María Sangrada?

Su nombre original es "Bloody Mary" y se dice que viene desde Inglaterra en la epoca de los Tudors. La reina María 1, quien cometió una serie de actos sangrientos atroces en nombre de dios para erradicar la herejía.  Dice la leyenda que fue castigada por dios y nunca pudo tener hijos. Tuvo varios abortos y se especula que de ahí viene la variante de la invocación "María Sangrada, yo maté a tu bebé".

¿Como se invoca a María Sangrada?

Tienes que pararte frente a un espejo, sostener una vela frente a ti y apagar todas las luces. A continuación decir tres veces seguidas "María Sangrada", o "María Sangrada, yo maté a tu bebé"

Según la Leyenda:

Si invocas a María Sangrada, podrás ver su terrorífica imagen a través del espejo, aparecerán rasguños en toda tu cara, te volverás loco con la imagen que verás, te sacará los ojos, o desaparecerás de este mundo para quedar atrapado en el espejo.

¿Que pasará si invoco a María Sangrada?

Si después de conocer la leyenda aún sientes curiosidad y te atreves a invocarla, hazlo.

Parate frente a un espejo en la oscuridad, con una vela encendida frente a ti y repite su nombre tres veces.

¿No pasa nada?

Da tres vueltas sobre tu propio eje mientras repites tres veces su nombre y después asómate al espejo.

Se cree que mucha gente ve "algo" después de dar tres vueltas. Yo creo que es debido a la sugestión, los dulces, o tu cerebro al que acabas de marear con las vueltas.

Supongo que no lo sabrás hasta que lo pruebes. Si te atreves.

martes, 26 de octubre de 2010

El altar de muertos


Es bien sabido a nivel internacional, que en México celebramos el día de muertos. Es una fiesta grande y contrario a lo que podría pensarse, está llena de colores y de vida, comida deliciosa y dulces tradicionales. Calaveras, fruta, flores.

El 2 de noviembre celebramos a los muertos, colocando un altar en su honor, para los seres queridos que fallecieron, para las animas solas, para los personajes que se adelantaron en ese camino hacia el más allá.

Pero también recordamos a los niños que fallecieron, el día 1ero de noviembre es el día en que celebramos a los niños que por una razón u otra, no llegaron a la edad adulta y fue su destino morir siendo infantes.

Hay regiones en el país, en que se celebra con mayor impetu que en otras. Por ejemplo en Michoacán, Chiapas, Oaxaca y toda la región de la Huasteca es en donde se puede ver mas arraigada esta tradición: adornar las tumbas de nuestros seres queridos, llevarles veladoras para que encuentren la luz y honrarlos con un altar que contiene los elementos que un difunto disfrutó en vida.

Los altares pueden variar de región en región, pero son básicamente lo mismo.  Yo crecí con la tradición de los altares de muertos de la Huasteca Potosina y sus chichiliques. El altar se compone por dos arcos llenos de flor de muertos o cempasuchil que simbolizan el paso de la vida a la muerte y un camino de petalos de flor de cempasúchil - xempoatzuchitl, cempazuchil, etc - que lleva al difunto hacia el altar. Se colocan velas o veladoras tanto en el camino hacia el altar como en el mismo altar. Se coloca una foto del difunto y se adorna todo el altar con papel picado y se colocan elementos como: AGUA, VINO, TABACO, SAL, PAN, DULCES, FRUTAS y COMIDA.

Se dice que los difuntos tienen permiso de visitarnos el día 1ero (si son niños) y el día 2 (los adultos) para disfrutar de las ofrendas que les hemos dejado en el altar, ya que en el más allá no comen sus alimentos y dulces favoritos, no toman agua, algunos han olvidado el sabor de la sal.

Incluso hay quienes dicen que después de la recolección de ofrendas el día 2 después de las seis de la tarde, el vino y la comida pueden llegar a saber un poco insípido, pues los muertos ya han absorbido su sabor.

Se pone en el altar una vela por cada uno de nuestros difuntos, más una extra para el anima sola, que es esa alma de la que ya nadie se acuerda. Las velas sirven para llevarles luz a nuestros muertitos y que encuentren la paz que necesitan o tan solo para recordarlos y hacerles saber que no nos olvidamos de ellos.

Al llegar las seis de la tarde del día 2 de noviembre, se levanta la ofrenda y se reparte entre la familia. En la huasteca le llaman la repartición de chichiliques. Entonces podemos comer los dulces, pan y fruta que antes ofrecimos a nuestros muertos como una manera de convivir con ellos.

Las velas se las deja que se consuman hasta el final, como símbolo de remembranza y respeto.

Durante los dos días que se tiene levantado el altar, en la huasteca se acostumbra hacer mucha comida como tamales y zacahuil, además de pan y frutas, y cualquier persona que desee pasar a visitar el altar de muertos, se le invita a comer y beber.

En el cementerio se limpian las tumbas, se adornan con flores de cempasúchil y se les pone una veladora. Hay quienes se quedan a comer a un lado de la tumba a manera de acompañar al difunto.  En sitios como en Michoacán la gente se queda toda la noche en los panteones y les lleva musica y baile a los muertos.

En otros sitios, sobre todo en las grandes ciudades, se ha ido perdiendo la tradición de poner un altar de muertos en las casas. Pero en las escuelas siguen haciendo concursos de altares para difundir entre los más chicos esta cultura de devoción y aceptación a la transición de la vida a la muerte.

No dejemos que se pierda la tradición del día de muertos. No tiene por que estar peleada con el Halloween. Son dos cosas distintas que podemos celebrar sin ningun problema.

lunes, 25 de octubre de 2010

Olor a flores


 


Decía mi abuelita que cuando un espiritu bueno, la virgen o un familiar fallecido  te visitaban, se podía percibir en el aire un sutil - a veces intenso- olor a flores.


Infinidad de veces me ha pasado que en un lugar en donde no hay flores, de pronto empiezo a oler como si tuviese un ramo frente a mi nariz, por unos segundos y luego desaparece.

Mucha gente lo relaciona con una forma de contacto de su angel guardian, o de la virgen. Pero creo que depende de la fe de cada quien. Yo no creo en la virgen, pero relaciono el olor a flores con mi abuelita, quien falleció a principios de este año.

El hecho es que la mayoría de las veces, ayudados por nuestra sensibilidad al mundo de los espiritus, nuestro apego a un familiar muy querido que ya falleció o por muchos otros factores combinados, podemos percibir un olor a flores: Nardos, gardenias, violetas, lavanda o sencillamente flores diferentes, en muchos casos siendo el olor favorito de esa persona en vida. Quizá se manifiesten de esta manera tan hermosa y sutil para tranquilizar algun temor, apaciguar los nervios o frustración ante un problema, suavizar la tristeza, o sencillamente para recordarnos que desde el más allá, aun piensan en nosotros.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Desprendimiento astral


Se dice que cuando soñamos, nuestra alma se desprende de nuestro aparatoso y pesado cuerpo por un momento y mientras éste descansa, el alma sigue tan activa viajando por las diferentes dimensiones a las que puede llegar.

Mucha gente jamás se entera de esto. Muchos otros se dan cuenta de manera súbita y se asustan. De hecho la mayoría de las veces nos desprendemos involuntariamente, pero hay ejercicios que permiten realizar el desprendimiento astral de manera conciente y totalmente voluntaria.

Me viene a la mente la experiencia de mi prima con un desprendimiento astral involuntario, cuando ella tenía unos 17 años y estudiaba la preparatoria. Siendo que debía levantarse antes que nadie en su casa para estar lista a tiempo, nadie se enteró de lo que estaba pasando. Ella se levantó como de costumbre a las 5 de la mañana y se sentó en la orilla de su cama para terminar de despertarse antes de ir al baño, abrir la llave del lavabo y lavarse la cara. Luego caminó hacia su recamara para comenzar a ponerse el uniforme y lo que vio a continuación la dejó sin aliento. Era ella misma recostada en su cama.
Segundos despues y sin saber como, despertó asustada, y volteó a mirar hacia el pasillo. Las luces estaban encendidas por lo que descartó que se tratase de un sueño.
Dice que además sintió el agua en su cara cuando se estaba lavando, todo era normal. Ella estaba muy asustada, pero su mamá no le creyó lo que le había pasado.

Este es un claro ejemplo de un desprendimiento involuntario, mi explicación sería que su cuerpo estaba muy cansado pero su alma estaba absolutamente consciente de que tenía que levantarse para que no se le hiciera tarde para llegar al colegio.

Hay quienes aseguran que los viajes astrales los realizamos todos y con mayor frecuencia de la que nos imaginamos. Dicen que si alguien se encuentra soñando y durante su sueño se da cuenta y toma conciencia de que esta en un plano astral, podrá tomar control del sueño y moldearlo a su gusto. Esto sería una manera de desprendimiento voluntario, ya que aunque el desprendimiento fue a traves del sueño cotidiano, la persona tomó control de su viaje.

Existen muchas teorías y ejercicios para poder realizar viajes astrales voluntarios, por ejemplo la meditación con tambores, pero esto no se recomienda para principiantes.
La manera mas sencilla de comenzar a realizar estos viajes o desprendimientos de manera conciente, es marcar puntos imaginarios por toda nuestra casa, y memorizarlos. Luego relajarse y meditar, recorrer estos puntos iniciando desde nuestra cama al punto mas cercano y cada vez ir mas lejos. El objetivo es lograr trasladarse a cada uno de estos puntos de forma conciente y luego trasladar estos recorridos a nuestros sueños.
De este modo estaríamos viajando astralmente dentro de la seguridad de nuestra casa.

Por que aunque muchos aseguran que los viajes astrales no son peligrosos, hay otros que aseguran que estar mucho tiempo fuera de tu cuerpo puede ocasionar que el hilo de plata se rompa o que otra alma ocupe nuestro cuerpo. No hay manera de saberlo, pero mejor comenzar con ejercicios en un lugar seguro como lo es nuestro hogar.

viernes, 15 de octubre de 2010

Pisadas y sombras

Hace aproximadamente unos 10 años, me fui a vivir a Estados Unidos con mi mamá y mi hermana menor durante un periodo de mas o menos un año.

Mi mamá trabajaba de 7 a 5 y mi hermana entró inmediatamente a la escuela elemental. Yo no me decidía si entrar a la universidad (ya había terminado aqui en México la prepa) o si queria entrar al ultimo año de High School, así que mientras me decidía duré aproximadamente un mes sin hacer nada, quedandome sola en casa.

Pues bien, las casas en Estados Unidos están hechas en su mayoría de madera y la nuestra no era la excepción. Así que a pesar de la alfombra, siempre se escuchaba el rechinido de las pisadas de todos por toda la casa.

Siempre que me quedaba sola, vagaba de un lado a otro, de la sala a la cocina, a mi cuarto al comedor.. intentando no aburrirme. Sin embargo un día empece a notar que de reojo se veía algo o alguien siguiendome. Como una sombra que alcanzaba a ver con el rabillo del ojo.

En una ocasión me dirigí desde la sala hasta mi cuarto que estaba al fondo de la casa y me recosté en la cama. A los pocos minutos escuché claramente como si alguien caminara despacio desde la sala hasta la entrada de mi cuarto. Se escuchaba el crujir de la madera como si fuera alguien pesado, pero invisible. A partir de ese momento comencé a prestar más atención a los rudos de la casa, y noté que esto se repetía todos los días, casi al filo del medio día.

Sentía mucho miedo, por lo que solía encender la televisión a volumenes altos para no tener que salir corriendo.

Despues entré a la escuela y no volví a quedarme sola en esa casa.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Historias de la escuela

Recuerdo que siempre había historias macabras que contar en las escuelas.

Todas las escuelas fueron antes un cementerio, o una pista de patinaje sobre hielo, en todas las escuelas se aparecía la bailarina sin cabeza, Berthita, o la misma muerte.

En mi escuela no fue diferente. Durante las juntas de padres de familia, recuerdo que los niños nos juntabamos afuera de los salones en la -casi- oscuridad a contarnos historias de miedo. No era raro que uno que otro asustadizo saliera corriendo a buscar a su mamá.

Se decía que "era antes un cementerio", que los fantasmas de las monjas recorrían toda la escuela por las noches, que las almas atrapadas de los niños se hacían escuchar con los ecos de gritos y sonidos tipicos de escuela durante las madrugadas. Tambien se hablaba de una bailarina sin cabeza en el caso de las escuelas que "antes fueron una pista de patinaje sobre hielo"  cuando su compañero de patinaje artistico en un giro le cortó la cabeza con sus patines afilados.

Tambien recuerdo una historia sobre el fantasma aterrador de una niña que se aparecía en el baño de niñas, si golpeabas tres veces un determinado mosaico.

Por supuesto nunca se me apareció a mi.

Todo esto eran fantasías que se contaban en todas las escuelas del país. Dudo que exista una sola escuela que haya sido construida realmente sobre un cementerio antiguo.

Lo que si es verdad, es que las escuelas guardan muchisima energía. Es toda esa energía juvenil que se queda atrapada en los salones de clase, todas esas emociones que se viven en una escuela en la que pasamos la mayor parte de nuestra infancia y adolescencia.

Puede que esa misma energía atraiga otro tipo de energías ocultas, energías de otro mundo, energías sedientas de juventud quizá.

Esto es lo que me pasó a mi:

Estaba ya en primer año de preparatoria, cuando mi mamá tuvo que asistir a una de esas tantas juntas de padres de familia, generalmente las juntas empezaban al rededor de las 6 de la tarde y terminaban cuando mucho a las 9 de la noche.

Casi siempre en las juntas nos encontrabamos con otras compañeras pero en esa ocasión no había nadie. Solo yo y mi hermana menor, que cursaba el 4to año de primaria.

No sabiendo que hacer, nos pusimos a recorrer toda la escuela practicamente a oscuras, ya que la junta era en el primer piso y los otros tres estaban iluminados unicamente por la luna que se filtraba a los pasillos.

Subimos al ultimo piso, buscabamos algun salon abierto para entrar y quedarnos ahí hasta que la junta terminara pero todo estaba cerrado.

Al llegar al ultimo piso, en el ultimo salón antes de las escaleras que llevaban a una terraza, empezamos a escuchar ruidos.

Era como si dejaran caer canicas en el piso. Guardamos silencio mi hermana y yo y nos acercamos cada vez mas, casi de puntillas para escuchar bien el sonido. Era bastante claro, no estabamos imaginandolo... Era como si alguien dejara caer un par de canicas en repetidas ocasiones. Mi hermana sintió miedo, y me pidió que nos fueramos al primer piso a esperar a mi mamá, pero yo queria saber que era ese ruido.

Quise trepar hasta la ventana para ver si lograba ver algo dentro del salón pero estaba vacio. Solo pupitres y oscuridad.

Entonces pegue la oreja en la puerta para ver si escuchaba algo con mayor claridad y entonces estrepitosamente el ruido de muchas risas de niños se escuchó muy fuerte. Como si el salón hubiese estado lleno de gente escondida y de pronto todos se rieran al unisono para darme un buen susto.

Y lo lograron. No solo se escucharon las risas sino que empezó a escucharse mucho ruido como cuando uno esta verdaderamente en un salon de clases y hay mucho caos. Salimos corriendo mi hermana y yo, nos tomamos de la mano y bajamos las escaleras lo más rapido que pudimos.

Nunca más volvimos a subir al 4to piso si no era de día.

lunes, 11 de octubre de 2010

Canicas en el techo

Anoche por alguna extraña razón tuve problemas para dormir. En momentos me despertaba y tardaba una hora mas o menos para volverme a quedar dormida. Mi hijo me despertó en la madrugada en una de sus escapadas nocturnas de su cama a la mía y cuando se quedó dormido lo llevé de nuevo a su cama, pero yo ya no me pude dormir. Cerraba los ojos y me acomodaba de una y mil maneras pero no lograba conciliar el sueño. Cuando por fin empezaba a quedarme dormida, escuché muy claramente el sonido de canicas en el techo.

Primero pense que era el agua en el baño que casi siempre se escucha como si la llave del lavabo no se hubiese cerrado bien, pero despues puse atención y no era eso. Se escuchaba claramente el sonido de canicas o algun otro objeto similar que caía en el techo del pasillo que separa mi habitación de la de mi hijo.

No puedo negar que sentí temor, pues siempre he relacionado el sonido de canicas con lo paranormal, por muchas historias que se cuentan y por otra que viví en la preparatoria en la que estudié... pero esa es azucar de otro costal.

En fin, traté de ignorar el ruido de las canicas y traté de dormirme nuevamente. Pero de pronto escuché el mismo sonido justo arriba de mi. En el techo de mi cuarto pero encima de mi cama, puedo casi asegurarlo. Era como si dejaran caer unas tres o cuatro canicas donde yo pudiera escucharlas. Me dio miedo, pero solo le pedi a mi esposo que me abrazara y despues de un rato de ignorar el sonido, por fin venció el sueño y me quedé dormida.

Hoy por la mañana me puse a investigar, ya que mucho se habla sobre presencias paranormales que se manifiestan a través de ese sonido en especifico. Encontré una explicación que podría ser racional y logica:
Esto ocurre en las cañerias de agua.
Cuando el grifo se cierra (o una bomba se para de repente) toda el agua tiene que parar muy rápido y la inercia puede producir un golpe de ariete

Sin embargo, esta explicación no me sirve a mi. Tenemos ya un mes sin agua en la colonia, nos provee de agua una pipa y obviamente la bomba de agua no funciona. Entonces ¿Que es ese sonido de canicas que escuché? Muchos dicen que cuando se escuchan canicas, significa que hay espiritus de niños en el lugar. Otros dicen que significa que hay duendes cerca. Quizá si vuelvo a escuchar ese sonido, volveré a sentir miedo, pero intentaré averiguar por mis propios medios de que se trata.

lunes, 4 de octubre de 2010

El hospital olvidado

En uno de nuestros viajes, tuvimos la oportunidad de visitar un hospital abandonado a la orilla del mar en Cd. Madero, Tamaulipas, en el año 2006

Mucho se hablaba sobre este hospital en la televisión, decian que pasaban cosas extrañas y gente curiosa que se adentraba a los corredores del abandonado nosocomio desaparecía sin dejar rastro.

¿Hasta que punto será cierto lo que se dice? No lo se. Pero cuando pudimos ir a ver por nosotros mismos, nos dimos cuenta de que al rededor de esta deteriorada construccion se respiraba un ambiente muy tenso y mucho temor.

Fue despues de nuestra tarde en la playa, cuando comenzaba a anochecer que decidimos ir a visitar el hospital que se encuentra a unos metros del camino a la playa. Así que desviamos el coche y nos dirigimos hacia allá. Dos de nuestras amigas decidieron que no entrarían al edificio y que se quedarían en el auto. Así que otros dos amigos, mi ahora esposo y yo, nos armamos con nuestras camaras y lamparas de mano, y nos decidimos a entrar.

Tomamos algunas fotos en el exterior (en las dos primeras se alcanzan a ver esferas de energía) y luego nos dirigimos por el pasillo hacia el area que pensamos, fue la recepción principal. Al entrar se escuchaba el sonido del mar como una suave musica de fondo. Algunos tronidos como de tuberías viejas y nada más. Personalmente, sentí mucho miedo, como si un iman gigante me estuviese atrayendo hacia la salida. Quería entrar mas allá de la recepción pero mis piernas no me obedecían. Fue una sensación muy extraña. Ninguno de nosotros pudo dar un paso más allá de la recepción. Solamente entramos por un gran pasillo y unos cuantos metros mas adelante antes de llegar a una gran sala que suponemos, era la sala de espera.

Tomamos varias fotos, en ninguna se ve nada fuera de lo normal, solo paredes llenas de grafitti, y un gran edificio deteriorado por los años y la sal del ambiente.

Cuando nos decidíamos si subir unas escaleras o retirarnos, escuchamos el ruido de una sirena en el exterior del edificio. Luego una voz masculina con un megafono nos llamaba a salir del esdificio. Así lo hicimos. Un par de policias interrogaba a mis dos amigas que se habían quedado en el coche. Luego los policias nos dijeron que no era seguro entrar a ese edificio, que podiamos lastimarnos o perdernos en los pasillos. Que habían pozos de luz que no tenian protección y con la oscuridad de la noche no veriamos al momento de caer en uno de esos pozos.

Les dijimos a los policías que solo habíamos tomado unas fotos y que estabamos a punto de retirarnos. Entonces uno de ellos nos dijo que tuvieramos cuidado. Hacía unos años una muchacha había desaparecido sin dejar rastro en ese edificio.

"Estaba en una fiesta en la playa" - dijo el policia - " Cuando le dieron ganas de ir al baño, así que decidió venir a este hospital abandonado para hacer sus necesidades. Pero nunca nadie la volvió a ver. Sus amigos le hablaron a la policia y muchos la buscaron por varios días. No había rastro de ella. Nunca la encontraron"

¿Mito o Realidad? Quizá era una historia que los policías utilizaban para ahuyentar a los chavos curiosos como nosotros. Quizá fue cierto. El hecho es que ese edificio fue abandonado por una razón desconocida, y la sensación que sentí, la necesidad de salir de ese lugar, es innegable.

Aqui algunas fotos:







viernes, 1 de octubre de 2010

Fantasma en el Baño

Hace mucho tiempo, cuando mis amigos y yo buscabamos obtener imagenes y evidencia de espiritus, tuvimos la idea de tomar fotos en un baño abandonado de la universidad donde estudiabamos. Un baño que se encontraba cerca de las canchas de basketball, pero que estaban "en remodelación" desde hacía mucho tiempo. La obra estaba detenida y los baños no eran funcionales. Fue despues de la ultima clase de la tarde cuando nos armamos con nuestra camara digital y fuimos a esos baños.

Habían muchos ruidos extraños, como de algo que golpeaba las ventanas, hacía mucho viento afuera y se escuchaba silvar por las rendijas de las ventanas rotas. Tomamos muchas fotos pero no obtuvimos ninguna imagen extraña, mas que en una foto cerca de la entrada, fue de las primeras que tomamos. Se ve como una especie de niebla y se alcanza a distinguir la cara de una muchacha con la boca abierta, como gritando.

Será nuestra imaginación? Juzguen ustedes.







Cabe mencionar que además de la sensación de entrar a un lugar desconocido en la noche, con los ruidos ambientales, si había algo de tenebroso en el ambiente. Pero no como en otros lugares en los que se siente el ambiente pesado.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Horror a medio día

Esta es una historia que escuché de una amiga que vive en San Luis Potosí. Antes de mudarse a su actual departamento vivía cerca del cementerio "Valle de los Cedros".  Ella lo cuenta con mucho terror en sus ojos. Dice que aún le parece irreal.

En una ocasión iba camino a "Las Vias" un domingo cerca del medio día, caminando cerca del cementerio. De pronto algo llamó su atención. Estacionado afuera del cementerio, del lado por el que ella iba a pasar, a lo lejos vio un coche antiguo. Algo parecido a la siguiente imagen.



Le llamó la antención pues aunque no es raro encontrarse este tipo de vehiculos en la ciudad, vio en su interior algo muy extraño.

Sentada al volante, estaba una mujer con la piel muy blanca y el peinado como de muñeca antigua, con unos rulos rubios muy definidos y la boca pintada de color rojo muy brillante y un sombrero en la cabeza, era como un disfraz de alguien vestido como en los años 40.

Comenzó a sospechar que algo no andaba bien, pero siguió caminando. Mientras más se acercaba al vehículo, más se le erizaba la piel. De algun modo estaba sintiendo mucho miedo por algo que ni siquiera estaba cerca y que ni siquiera había visto bien.

Al irse acercando vio con más claridad a una mujer muy palida, con peinado antiguo como de muñeca. La mujer seguía a mi amiga con la mirada.

Ella sintió mucho miedo sobre todo cuando notó que la cabeza estaba más hacia adelante que su cuello, como si le hubiesen cortado la cabeza y estuviese acomodada más hacia adelante, y se veía mal, irreal, bizarra.

Entonces al notar esto, dice que iba convenciendose a si misma de no voltear la mirada al pasar al lado del coche, era como si fuese dandose una orden mental a ella misma para que la curiosidad no la traicionara, incluso miraba su reloj para distraerse y fue como se dio cuenta de que eran las doce del día exactamente. Pero lamentablemente no pudo controlarse y al pasar justo por un lado del coché volteó para ver que era eso.

Lo que vio fue espantoso. La mujer la miraba fijamente y su cabeza efectivamente se encontraba fuera de su lugar, más adelante que el cuello, y cuando mi amiga volteó a verla, este horripilante espectro o lo que sea que fuere, le hizo una mueca. No fue una sonrisa, ni tampoco fue una expresion de dolor o enojo, solo una mueca extraña, como para que ella se diera cuenta de que no estaba imaginando nada, como para que ese momento quedase grabado en su memoria para siempre. Y así fue.

Nunca nadie vio ese carro antes, ningun vecino, ni nadie de su familia lo vio ni antes ni despues de ese día, solo ella que desafortunadamente se encontraba pasando por ese lugar ese día y a esa precisa hora.

Poco tiempo despues se cambió de casa, pero nunca se le va a olvidar ese episodio tan macabro que vivió.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

La Dama de Negro



Hace algunos años, tuve la oportunidad de asistir al teatro a ver esta fabulosa obra de terror, originaria de Inglaterra.

A mi me encanta el genero de terror en las peliculas y jamás me imaginé que una obra teatral pudiese provocar el mismo temor que las grandes producciones de Hollywood, pero esta obra realmente te hace aferrarte a la butaca y te mantiene alerta de inicio a fin. Realmente si tienen oportunidad de ir a verla, es bastante recomendable y seguramente les dejará un muy buen sabor de boca.

Esta obra fue escrita por Susan Hill, pero ella misma pensó que no serviría su escrito como obra teatral, sin embargo, fue un total exito y en el año de 1994, Rafael Perrin nos deleitó con el estreno de la Dama de Negro, en México.

Esta obra es sumamente sencilla, con unicamente 3 actores en escena: Un hombre que vivió una horrible experiencia en una mansión, arreglando los asuntos de una mujer que murió recientemente, un director teatral quien buscará ayudarle al hombre a representar esta experiencia y una espectral mujer vestida de negro. La escenografía consiste en muy pocos elementos, como un baul, un par de sillas y alguno que otro prop que en estos momentos no recuerdo.

El hecho es que la magnifica combinación de las actuaciones y el sonido, hacen de esta obra una experiencia singular que vale mucho la pena.

Sin embargo, el terror no termina al bajar el telon. Se dice que cosas muy extrañas han sucedido a los actores y  en ocasiones al publico tambien.

1. EL INFARTO DE RAFAEL PERRIN. Director y actor de la obra desde su estreno, sufrió un ataque al corazón durante una función en enero de 1997. A la distancia, dice: “Más que miedo, fue un momento de incertidumbre; hasta el día de hoy, estoy convencido de que nunca me dio un infarto”.

2. PATY HA ESCUCHADO VOCES. Ya son dos ocasiones en las que la actriz Paty Perrín ha escuchado voces. La primera vez fue cuando la obra se presentaba en el Teatro Renacimiento, donde le dijeron: “Hola, Paty” y  después en el Foro Shakespeare donde le azotaron la puerta del baño.

3. DOS DAMAS DE NEGRO. “¿Qué haces aquí Paty? ” le preguntó Rafael Perrín a Paty durante una función. La encontró en el foro del escenario, lugar en el que nunca debería estar. Y en efecto, Paty no estaba ahí, sino tras bambalinas esperando su turno para entrar.

4. LA NIÑA MAS PROFESIONAL. Durante una de las tantas giras por la republica, Rafael Perrin recibió un articulo publicado en un periodico local que hacía una critica bastante buena sobre la obra, pero le llamó la antención que el periodista hacía énfasis en una niña que siguió durante toda la obra a Odiseo Bichir "que profesionalismo de la niña" decía el articulo. Pero no existe tal personaje.

5. ES ALGUIEN QUE ME CUIDA. Odiseo Bichir cuenta que, dado que tiene que correr, subir y bajar en casi total oscuridad, muchas veces ha estado a punto de caerse y siempre escucha voces que lo guian por la penumbra, incluso en una ocasión sintió que lo empujaban, para darse cuenta de que estuvo a punto de caer del escenario, y de no haber sido por ese empujoncito, de seguro se habría lastimado.

Estas son solo unas pocas de las tantas experiencias que tantos actores han experimentado a lo largo de 16 años, y es que dicen que hablar de lo paranormal, atrae esa energía hacia nosotros. Mucho más si se trata de teatros tan viejos como el Teatro de la Paz, en San Luis Potosí, que es en donde tuve oportunidad de presenciar esta obra tan extraordinaria.

martes, 28 de septiembre de 2010

El Fantasma de la construcción

A principios de los años 90's, una de mis tías compró una casa en San Luis Potosí.

Esa casa perteneció solamente a otra persona antes de ser adquirida por mi tía. Era un doctor y su familia. No supimos por que decidió vender la casa, estando tan bien ubicada y siendo tan amplia, hasta que coincidimos en que en esa casa había algo extraño.

Dado que mi tía y su familia viven en Estados  Unidos, la casa permanece sola durante la mayor parte del año, solamente es utilizada cuando ella viene de vacaciones.

Pero también nos presta su casa para hacer fiestas y reuniones, pues es una casa muy grande. En una ocasión, mi mamá le pidió la casa a mi tía durante unos meses para poner sus oficinas de manera temporal ahí, en lo que encontraban otro lugar.

Fue así como me di cuenta de que algo ocurría en esa casa. Si nos quedabamos hasta tarde, escuchabamos conversaciones en los demás cuartos de la casa. Escuchabamos que las impresoras y las maquinas de escribir se movían. En una ocasión incluso las computadoras se encendieron solas. TODAS.

Nos escondían las cosas y se perdían muchas otras. Dice mi mamá que muchas veces llegó temprano solo para darse cuenta de que todas las sillas estaban amontonadas en un rincón. Los vecinos decían que se escuchaba como arrastraban las sillas por toda la casa.

Luego de que mi mamá mudó su oficina a otro lugar, y la casa volvió a quedar vacía, nos topamos al anterior dueño de la casa y le prguntamos sobre los extraños sucesos. Nos contó que cuando la casa estaba siendo construida, los albañiles se pusieron borrachos y uno de ellos se cayó desde la azotea, no solo fue el golpe lo que lo mató, sino que además cayó encima de unas varillas y se desangró hasta morir.

Nos dijo que los mismos albañiles eran acosados por el fantasma del compañero que había fallecido, hasta que terminaron la obra. Luego, durante todo el tiempo que el y su familia vivieron ahi, experimentaron sucesos extraños que los obligaron a buscar otro lugar donde vivir.

lunes, 27 de septiembre de 2010

La llorona


La llorona es una leyenda muy conocida en México e incluso con diferentes versiones en otros paises de latinoamerica. En resumidas cuentas, es la historia de una mujer que tenía dos hijos, conoce a un hombre y comienza a salir con él, un día él la abandona y ella piensa que es por culpa de sus hijos, así que los mata ahogandolos en un rio. Luego se da cuenta de lo que hizo y se suicida, para que su alma quede vagando eternamente llorando por sus hijos.

Se dice que el alma en pena de esta mujer vaga cerca de rios, lagos, lagunas, etc. Vestida de blanco, llorando con un pesar inmenso "HAY MIS HIJOS".

Mucha gente asegura haberla escuchado e incluso haberla visto. No es raro sobre todo, en lugares donde hay un rio cercano, escuchar historias de gente que dice que por ahi pasa la llorona por las noches.

Yo misma la escuché en distintas ocasiones. Cerca de la casa de mi mamá, en donde pasé toda mi infancia, había un río que convirtieron despues en un boulevard muy importante en San Luis Potosí, ya que atraviesa la ciudad de oriente a poniente. Inclusive este río recupera su cauce en temporada de lluvias, cuando el boulevard queda intransitable por las inundaciones, el famoso Río Santiago.

Pues bien, tanto mi mamá como mis tías y mi abuelita vivian todas en el mismo fraccionamiento cerca del Río Santiago.

La primera vez que escuché a la llorona, fue en casa de una de mis tías, en una ocasión en que me quedé a dormir con mis primas, yo tenía unos 14 años. Solíamos platicar hasta tarde, leer revistas, contar chismes, y cuando ya era muy tarde, apagabamos la luz y seguiamos platicando. Ese día, una de mis primas me dijo que ella y mi tía habían escuchado a la llorona, que no decía "hay mis hijos" como se pensaba o como la leyenda decía, sino que era mas bien un grito muy desgarrador de una mujer. Que se escuchaba en los terrenos valdios que daban al Rio Santiago.

Incluso me dijo que una vez mi tía escuchó a altas horas de la noche mucho alboroto como de muchas mujeres haciendo bulla o peleandose. Así que salió a ver que había pasado, pensando que posiblemente se trataba de algun ladrón que habían agarrado robando en alguna casa o algo similar. Siguió el ruido de las mujeres hacia un lado de la cuadra y cuando llegó a la esquina, el sonido se escuchaba en la otra esquina. Lo siguió nuevamente y cuando llegó ahi el sonido volvió al lugar original. Enseguida el ruido de la multitud invisible cesó para dejar un silencio sordo en la noche. Ni siquiera se escuchaban grillos. Entonces mi tía se fue hacia su casa y cuando apenas cerraba la puerta de entrada escuchó un grito desgarrador de una mujer, dice que retumbaba en todos lados, como si el sonido viniera de todos lados y de ningun lado al mismo tiempo.

Luego supo que varios vecinos tambien la habían escuchado. Todos asumieron que se trataba de la llorona. Otro vecino dice que al escuchar el grito pensó que alguna muchacha de la colonia se encontraba en problemas, la estaban asaltando o hasta violando. Así que salio a buscarla, pero le sucedió lo mismo que a mi tía con el ruido de la gente, en un punto se escuchaba como si el ruido viniera de otro lado y al llegar al otro lado se escuchaba en otro lugar. Era un grito que helaba los nervios, que llegaba hasta lo mas profundo de la piel, erizandola. Era sin duda algo sobrenatural.

Despues de esta platica, cambiamos de tema, y nos pusimos a leer revistas, luego a comentar articulos y luego apagamos la luz y seguimos platicando. En eso, una de mis primas dijo "shhhh... callense. Se escuchó el grito a lo lejos" Entonces nos quedamos en silencio, con la luz apagada y la ventana abierta, esperando escuchar algo.

Despues de unos minutos de esperar, escuchamos algo que nos asustó mucho, era un grito de mujer, desgarrador, largo, no decía nada, pero era sin duda un grito de dolor que hacía un ligero eco en todos lados. Pero se escuchó muy lejos.  Apenas cesó el grito nos pusimos nerviosas y comenzamos a hablar de otra cosa, cuando de pronto, sin que hubiese pasado ni siquiera un minuto, escuchamos el mismo grito desgarrador de mujer, JUSTO AFUERA DE LA VENTANA. El mismo que habíamos escuchado segundos antes en algun lugar a kilometros de distancia.

Gritamos de miedo y encendimos la luz, cerramos la ventana y mi tía fue a ver que nos pasaba, pues ella no había escuchado el grito de mujer, solo nuestros gritos.  Le dijimos que nos había pasado y salió a la calle, solo a asomarse si había alguien pero eran al rededor de las 3 de la mañana y las calles estaban vacías. Además, un barandal separaba la ventana del cuarto donde estabamos, de la calle. Y no se escuchó el rechinido del barandal cuando alguien abre la puerta. Esa noche dormimos con la luz encendida.

Despues de eso, logré escuchar ese mismo grito en varias ocasiones desde la casa de mi mamá, donde yo vivía. Pero nunca se escuchó tan cerca como la vez que me quedé a dormir en casa de mi tía.

Incluso una vez en que mi hermana la mayor y yo nos quedamos despiertas hasta tarde, escuchamos ese grito a lo lejos. Le dije a mi hermana que era la llorona, que era la misma que había escuchado en la casa de mi tía y quiso creer que se trataba de algun borracho gritando en alguna fiesta a lo lejos. Era ilogico, despues de lo que yo había vivido, eso no tenia sentido. Era un grito de mujer, era la misma intensidad, la misma longitud y el mismo dolor. Se sentía el mismo escalofrío.

¿Sería la llorona? No lo se, así la bautizamos en la colonia, quizá no era la llorona, pero sin dudas era algun espiritu del mas allá que sufría y nos lo hacía saber a traves de ese grito escalofriante que nunca se me va a olvidar.

martes, 21 de septiembre de 2010

Historias cortas sobre la Ouija

En la entrada anterior, relaté como mi papá tuvo varias experiencias poco agradables con la Ouija. Generalmente todas las historias que escucho sobre esta tabla son similares: Todo empieza bien y acaba aterrorizando a los participantes de la sesión. A continuación tres pequeñas historias que he escuchado sobre  la Ouija. Espero las disfruten tanto como yo.


El nombre de mi hijo.

Esta historia me la contó una amiga de la infancia. Su mamá recibió de regalo una Ouija cuando estaba recién casada. Jugaba a veces con su hermana y a veces sola. En una ocasión la ouija se mostró muy comunicativa y la mamá de mi amiga, que en ese entonces no tenía hijos, comenzó a hacerle varias preguntas sobre su futuro, su esposo, si tendría hijos y que nombres tendrían.

Esta ultima pregunta hizo a la ouija moverse muy rapidamente y contestar con mucha ansiedad "Tu primer hijo, va a ser moreno, de estatura media, complexion media y ojos cafés... se va a llamar Edgar".

Entonces la señora preguntó "¿Como sabes eso?  a lo que la ouija se apresuró a contestar "Por que yo seré tu hijo en mi proxima vida".

Regalo demoniaco.

Esta historia la escuché de mi prima Sonia. Ella contaba que una conocida suya, de nombre Elizabeth, había recibido como regalo por parte de una tía que era muy adepta a los temas paranormales, una tabla ouija. Esta tabla, decía su tía, había sido "bautizada" y curada en el cementerio del pueblo  a la media noche de una luna llena. Elizabeth era muy curiosa con cualquier asunto relacionada con espiritus, así que recibió el regalo muy emocionada y esa misma noche comenzó a usarla. Ella sola.

Hacía preguntas y obtenía respuestas insignificantes, hasta que un día, casi un mes despues de haber recibido la ouija, las sesiones se tornaron violentas. Mientras elizabeth jugaba, los perros comenzaban a ladrar en la calle, y en las ventanas y paredes se escuchaban muchos golpes. Elizabeth se asustó mucho  y guardó la ouija en un baul, lo cerró con un candado y guardó el baul bajo su cama.

Pero esa misma noche, Elizabeth se despertó aterrorizada sintiendo como su cama se sacudía. Dijo un par de oraciones en silencio y pudo dormir el resto de la noche. Al día siguiente cuando regresó de la escuela, vio la tabla ouija encima de su cama. Alguien la habia sacado del baul. Busco la llave y estaba escondida en el mismo sitio donde ella la había dejado y el baúl parecía estar en la misma posición. Preguntó a sus hermanos y todos negaron haberlo hecho.

Por lo que decidió tirar la ouija a la basura. Se fue a dormir y al día siguiente, la ouija estaba en la mesa de noche al lado de su cama.

Ella estaba muy asustada, ya no podía dormir. La ouija parecia pedir que jugara con ella, y como era una tabla de madera vieja, decidió quemarla.

Ella misma le puso alcohol y vio como la tabla se redujo a cenizas en un momento. Pero la ouija volvió a aparecer al lado de su cama al día siguiente.

Desesperada acudió con su tía, quien le dijo que la unica manera de deshacerse de ella era regalandola. Parecía que su tía había hecho lo mismo. Así que Elizabeth salió a la calle y le entregó la tabla a una persona que no conocía. Y luego se alejó rogando que su pesadilla terminara. Y así fue. No volvió a escuchar de la ouija y tampoco volvió a tener episodios de terror nocturno. Quien sabe la pobre infeliz a la que le regaló la ouija.

Su muerte

Decía mi abuelo que conoció a un señor que gustaba de jugar con la ouija. En una ocasión este señor preguntó a la ouija cuando se iba a morir. La ouija entonces le respondió que su muerte llegaría cuando la taza se rompiera.

Sin dar otro dato mas especifico, el señor comenzó a tener paranoia acerca de su muerte. Vivía temeroso y no quería salir de su casa, cualquier ruido le alteraba los latidos de su corazón y le hacía sudar frio. Pensaba que su muerte llegaría en cualquier momento.

Entonces un día, estando solo en su casa comenzó a tener un ataque de ansiedad y paranoia, pues no quería morir, decía. De pronto se empezó a quedar dormido sin darse cuenta de que la taza de café se había quedado muy a la orilla de la mesita lateral, con su paranoia a pique, se despertó de pronto dejando caer la taza sin querer. Fue tan fuerte el susto que tuvo al chocar la taza contra el piso y romperse en muchos pedazos, que sufrió un infarto y murió. Tal como lo predijo la ouija.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Jugando con la Ouija



Siempre he pensado en la Ouija como un instrumento delicado y misterioso, de niña le tenia miedo al simple nombre, tenía curiosidad pero las historias que contaba mi papá hacian que esa curiosidad se quedara en el olvido.

- La Ouija - decía mi papá - no es un juguete. Es como un telefono con el cual te puedes comunicar con seres del más allá, pero nunca sabes quien estará acudiendo a tu llamado. Lo aprendí a la mala.

Cuando era chico, mi hermano Juan y yo nos hicimos de una Ouija, la construimos nosotros mismos por curiosidad. Teníamos al rededor de 12 y 10 años. Vivíamos en una casa que mi papá había construido con sus propias manos y era grande, tenia un terreno enorme al rededor de la casa. Al entrar estaba la pileta, que era un gran aljibe de 4 x 4 mts.  En todo el rededor de la casa había una especie de banqueta de aprox. un metro de ancho. Al entrar a la casa habia un pasillo enorme que llevaba a la cocina y el comedor, a los lados de ese pasillo habian tres puertas, una del lado izquierdo y dos del lado derecho, esas eran las habitaciones principales. Habia otra habitación mas en el fondo de la casa, pero a esa se entraba por la parte del comedor. Esa era mi recamara. Los baños estaban pegados a la construccion de la casa, pero uno se tenia que salir al patio para ir al baño. El terreno de atrás de la casa era grandisimo, tanto que mi papá construyó una segunda casa hacia el fondo del terreno y aun quedaba mucho espacio entre una casa y otra, al menos unos cien metros.

Teniamos arboles  en todo el terreno, flores, y habia tambien mucha hierba mala.

Cuando mi hermano Juan y yo empezamos a jugar a la Ouija, fue divertido, obteniamos respuestas incoherentes y hasta chistosas sobre las preguntas que haciamos. Después las cosas se empezaron a poner mas serias: durante una sesion de "juego" con la Ouija, el espiritu que nos contacto se tornó agresivo y nos dijo varios insultos. Los dos eramos unos chamacos y sin dudarlo dejamos el juego por un rato.

Esa noche, no pude dormir, escuchaba muy nitidamente como algo o alguien daba vueltas por fuera de la casa, todo al rededor, incluso se escuchaba una pisada normal y una pisada de palo.

A partir de esa noche, siempre que tenia insomnio era atormentado por el fantasma de la pata de palo, como solia llamarlo. Mi hermano tambien podía escucharlo.

Una noche jugando nuevamente con la Ouija, le adverti que nos dejara en paz. Su respuesta fue "no". Me fui a dormir solo para ser despertado al rededor de las tres de la madrugada por un golpe fuertisimo en la cara. Me levanté, encendi la luz y no había nadie en mi recamara, pero al verme al espejo vi mi mejilla notablemente enrojecida. Alguien invisible me había golpeado y había sido sin duda el fantasma de la pata de palo.

Incluso con esa experiencia tan aterradora, mi hermano y yo no dejamos de jugar, hasta el día en que supuestamente nos topamos con el diablo. Comenzamos a jugar con la Ouija como siempre y el que nos contestaba, aseguraba que era el diablo, Juan y yo nos reímos y nos dijo, que si nos atrevíamos, que salieramos a las 12 de la noche al patio trasero y nos daría una prueba de que él era el diablo.

Así lo hicimos, a las 12 de la noche salimos al patio y no vimos absolutamente nada extraño, los ruidos nocturnos, las luces de la carretera mas cercana, y eso era todo. Juan entonces le gritó: "Aqui estamos, Señor Diablo, y no nos has dado ninguna prueba".

Lo que a continuación sucedió no he sabido explicarlo, uno de los arboles comenzó a iluminarse de color anaranjado muy intenso, luego comenzó a arder en llamas. Juan y yo entonces tuvimos miedo y corrimos a refugiarnos adentro de la casa. Al día siguiente con la protección de la luz matutina, salimos al patio y ningun arbol estaba quemado, todos estaban intactos.

Entonces ¿que fue lo que presenciamos los dos?

Aún ahora, dudo que haya sido el diablo quien nos contestó esa noche, pero sin duda era un espiritu muy poderoso que quiso darnos una lección. Nunca más volvimos a jugar a la Ouija.

Esta es una de tantas historias que cuenta mi papá.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Imagen desde el más allá

Como ya lo he mencionado en este blog, en febrero de este año perdí a una de las personas mas importantes de mi vida: Mi abuelita Martha. Ella era una persona dulce y tierna, jamás obtuve de ella otra cosa que no fuera cariño y sonrisas. La recuerdo con mucho amor y aún me da tristeza saber que ya no la puedo abrazar, ni decirle cuan importante era ella para mi.

Lamentablemente no alcancé a despedirme de ella, no la alcancé a ver con vida, ya que vivo a 5 horas de distancia de mi ciudad Natal. Por tanto, desde el momento que supe que había fallecido, sentí mucha tristeza pero sobre todo mucha culpa.

Una semana despues de que regresé de su entierro, fue mi cumpleaños. Yo me encontraba sola llorandole en la sala de mi casa, pidiendole que me perdonara por no poder ir a verla antes, pidiendole que me diera una señal para saber que no tenía resentimientos hacia mi.

Entonces un globo que me habían obsequiado mis compañeros del trabajo, comenzó a moverse repentinamente, como si una corriente de aire fuerte lo moviera, pero no habia ninguna ventana abierta. Entonces tomé la camara y comencé a tomar fotos por toda la sala y el comedor. Despues me fui a dormir y se me olvidó lo que habia ocurrido.

No fue sino hasta un mes después, que pasé las fotos a mi computadora, cuando noté que había algo extraño en una de esas fotos. Era como la silueta de mi abuelita sentada al comedor.

Aqui está la foto original:

Aqui le agregué textura y le cambié la composición de los colores. Esto para ver unicamente los objetos mas destacados de la fotografía:



Se puede ver perfectamente alguien sentado en el comedor, justo en medio de la foto

En la siguiente alteración, le subi unicamente el brillo.

Aqui señalo la figura, en caso de que no la ubiquen.



Las fotos no están alteradas de ninguna manera, mas que para resaltar los objetos o el brillo. Si alguien tiene interes en realizar pruebas o analisis sobre la fotografía original, la cual tengo en alta resolución, con gusto se las haré llegar.

Yo me quedo con la hermosa figura de mi abuelita, diciendome que no me guarda resentimientos y que siempre estará conmigo.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Orbs: energía de los fantasmas

El tema de los orbs o burbujas de luz, ha generado polémica al rededor del mundo, dado que los esépticos atribuyen estas luces enigmaticas a fallas en los equipos de fotografía digital que abundan en la vida cotidiana.

Pero ¿Que son en realidad los orbs? ¿Podría tratarse de energía de seres del más allá?

Existen miles de fotografías que han tomado miles de personas, sin intenciones paranormales, en las que aparecen estas esferas o burbujas, a las que se les ha dado el nombre de orbs.

Muchos creen que se trata de espiritus de angeles, de fantasmas o sencillamente energía. Otros aseguran que por el uso de las camaras digitales es por que se obtienen estas fotografías con fallas en la imagen.

Pero, yo creo que se trata de energía, ya sea de fantasmas o de cualquier otra entidad paranormal. Tengo fotos en mi baul de recuerdos, tomadas con camaras de 3.5mm en las que aparecen estos orbs. La mayoria de las fotos que tengo son tomadas con camara digital.

Aqui algunas fotografias de mi colección en las que aparecen los llamados orbs:













Todas estas fotografias fueron tomadas por mi, con diferentes camaras y en diferentes situaciones. Ninguna con intención de buscar fantasmas ni mucho menos.

Los especialistas en el tema, aseguran que se han hecho miles de experimentos con particulas de polvo, esporas, polen y gotas de agua, para compararlas con los llamados orbs. Los resultados han arrojado muchas diferencias, tanto en aspecto como en tamaño de las particulas que se han analizado contra los orbs. Basado en esto, se ha creado la teoría de los Orbs, u "Orb Theroy", en la que se asegura que "el alma es la esencia de quien fue la persona en vida, dado que carece de cuerpo fisico, el espiritu adquiere la forma más comun en la naturaleza: una esfera. Gracias a esto, el espiritu puede moverse con facilidad hacia donde lo desee. Los Espiritus estan en todos lados, en algunos lugares se aglomeran más que en otros, pero siempre nos acompañan y es por esto que podemos captar en fotografía la aparición de orbs en cualquier momento y en cualquier lugar"

Si ustedes tienen la inquietud, pueden intentar tomar fotografias comparativas con particulas de polvo, agua, etc, para que vean por si mismos cuan diferentes pueden ser los orbs de energía, de las particulas.

Yo me quedo con la teoría de los Orbs.

martes, 31 de agosto de 2010

Quien te recibe en el mas allá...

He leído mucho sobre teorías de lo que sucede cuando abandonamos el cuerpo fisico. He leído tambien sobre experiencias de personas que han estado clinicamente muertas. Siempre coinciden en un lugar de mucha luz, algunas personas hablan de un tunel, algunas otras hablan solo de paz y armonía. En especial me ha llamado mucho la atención la explicación de Sylvia Browne sobre el regreso al más allá. Ella habla de que no es un viaje de ida, como muchos piensan, sino el regreso a casa, a donde nuestra esencia fue creada por Dios. Ella habla de un lugar con una vibración espiritual más elevada que llama "Casa". Todos al morir regresamos a casa. Y cuando eso sucede, estan ahi al final del tunel de luz nuestros seres más queridos esperando guiarnos, sanarnos y orientarnos en nuestro regreso a casa.

A mi me parece una hermosa explicación y probablemente no lo sepa hasta la hora de mi muerte, pero quiero creer que es así.

Anoche recibí la noticia de que un tío, hermano menor de mi mamá, falleció. Estaba muy enfermo de diabetes y despues de años de luchar contra esa horrible enfermedad, por fin logró liberarse para volver a casa.

Quizá fue mi manera inconciente de digerir la noticia, pero tuve un sueño que me pareció lo más coherente con mis creencias.

Soñé a mis abuelos queridos, mi abuelo que falleció en el año 2007 y mi abuela que recién acaba de fallecer a inicios de este año. Los soñé en la casa donde vivieron tantisimos años y donde pasé gran parte de mi infancia. Una de las habitaciones de esa casa, tenia una cama individual siempre tendida impecablemente con una colcha color vino, esa era la habitación de mi tío. Aún despues de que se casó y se fue a vivir a otro lugar, esa habitación era de él. Mi abuelo tambien la usaba para retirarse a descansar, a escuchar musica, a tocar el violín y la guitarra. En sus ultimos días es donde mi abuelo estuvo convaleciente haciendo lecturas de su biblia.

Cuando mi abuelo falleció, mi abuela se rehusó a mover un solo objeto de su lugar y cerró ese cuarto con llave. Nadie entraba.

Poco antes de que mi abuela enfermara y falleciera, mi tío y su esposa se fueron a vivir con ella. Mi tío ya estaba muy enfermo para entonces, ya había perdido la vista y tenian que dialisarlo a diario.

Lo que soñé fue que por fin ese cuarto se abría, pero solo para  que mi abuelo se llevara despacio a mi tío, guiandolo suavemente por el hombro, hacia esa habitación. La intención de mi abuelo era ayudar a mi tío confundido a explicarle que ya había muerto.

Mi abuela por su lado, se quedó afuera del cuarto para consolar a todos los que estuvieran tristes por la muerte de mi tío, acompañandolos durante el proceso de aceptación.

¿Será que tus padres o tus seres mas amados son los que te reciben y te ayudan en la trancisión de la vida a la muerte?

Creo que si.

Descance en Paz mi tío José Cruz.

martes, 24 de agosto de 2010

Aparatos electrónicos y fantasmas



Muchos parapsicologos al rededor del mundo coinciden en que lo que conocemos como fantasmas o espiritus, o cualquier tipo de actividad paranormal que conlleve manifestaciones sobrenaturales, son sencillamente una porcion de energía. Todos los seres que habitamos este planeta estamos hechos de energía, y al terminar nuestro ciclo de manera fisica, es decir, cuando el cuerpo muere, nuestra energía no se destruye, sino que continua existiendo.

Dado que todo es energía, de una u otra manera, se han creado hipotesis respecto a la relacion que mantienen estos espiritus con manifestaciones a través de nuestros aparatos electronicos, tales como el televisor, el radio, e incluso la computadora.

Estas hipótesis revelan que existen diferentes tipos de entidades sobrenaturales que se alimentan de diferentes tipos de energías que emanamos nosotros de manera natural, como de energías que se encuentran en los aparatos electrónicos más cotidianos.

Por ejemplo, una entidad negativa puede alimentarse de energías negativas de las personas que habitan una casa de terminada, en la que hay gritos y peleas constantemente.

Otra entidad con otro tipo de energía, podria alimentarse con mi computadora ahora mismo.

El sintoma más común es por ejemplo, el desgaste acelerado de un par de baterias nuevas.  Durante nuestra visita a la casa de Valles, entre nuestro equipo de investigación llevamos 2 camaras de video y una camara de fotografía digital. Todo el equipo fue previamente cargado para que durase al menos 3 horas de grabación. Sin embargo al llegar a la casa, la batería de una de las camaras se descargó por completo sin explicación alguna.

¿Podria  haberse tratado de un espiritu alimentandose de la bateria?

Si bien las manifestaciones con aparatos electronicos no son raras, podría tratarse de un modo fácil en que los fantasmas quieran hacerse notar, dado que ellos son energía y algunos de ellos facilmente pueden manipularla.

Cuando era niña, escuchaba historias de mi Tío Lorenzo, sobre como la licuadora de su apartamento se encendía en medio de la noche, y sobre juguetes sin batería o con batería desgastada que de pronto a la media noche comenzaban a encender y sonar en el cuarto de juegos.

Pero mi primer experiencia de este tipo, la tuve a la edad de 17 años, cuando vivía con mi mamá en su casa. En mi recamara tenía un gran estereo con bocinas enormes. Sabiendo que en esa casa habitabamos mas seres de los que se podían ver,  en una ocasión esuché sonar mi telefono celular, que se encontraba conectado a la corriente para ser recargado, sobre mi cama. Al escucharlo entré a mi recamara tan solo para darme cuenta de que no habia sido registrada ninguna llamada, ni mensaje y tampoco tenia en la pantalla ningun tipo de alarma. Reté entonces a la entidad diciendole "Si quieres asustarme, tendrás que intentar algo mejor".

En ese momento el estereo se encendió en una estación de radio y comenzó a subir y bajar el volumen, de pronto se apagó y volvió a encenderse. Y luego una vez más se apagó. Todo en cuestión de segundos. Honestamente, me dió mucho miedo y sali corriendo de ahi. Aprendí entonces a no retar a los espiritus que nos rodean.

Curiosamente, no había tenido ninguna otra experiencia parecida hasta hace poco. Mi esposo y yo nos encontrabamos en el comedor y mi hijo estaba dormido en su cuarto. Eran  aproximadamente las seis de la tarde, cuando de pronto ante nuestros ojos se encendió la computadora de escritorio sin que nadie la tocara. No sentimos miedo pero si sentimos una gran intriga ante una serie de recientes manifestaciones que hemos experimentado. El día de ayer, mi esposo estaba en el comedor, escuchando musica en la laptop a punto de apagarla para irse a dormir, pues ya eran casi las doce de la noche. Desconectó el cable de corriente y estaba guardandolo cuando vio atonito como el puntero del mouse se movía para posicionarse y seleccionar una canción de la lista.

¿Es posible que algún ente de otra dimensión quiera comunicarse desesperadamente con nosotros?

Puedo comparar ese comportamiento con alguien que se ha quedado varado en una isla desierta y ve que pasa un helicóptero cerca. Esa persona hará todo lo posible para que el piloto se de cuenta de que hay alguien ahí que necesita ayuda.  Y es entendible. Si yo fuese un fantasma, necesitara ayuda y me doy cuenta de que alguien vivo puede notarme aunque sea un poco, haría todo lo que me sea posible para llamar su atención y hacerle saber que estoy ahi.

domingo, 14 de marzo de 2010

Sangre en la cocina

Esto sucedió cuando le estaban haciendo sus misas a un primo mío que tenía muy pocos días de haber fallecido.

Regularmente yo me quedaba los fines de semana con mi tía y mi primo, pero como mi primo acababa de fallecer, estaba viviendo con mi tía para que ella no estuviera sola.

Dormiamos en un cuarto muy grande, pero en diferentes camas.  Una madrugada se levantó y bajó a la cocina y de pronto escuché como que mucho movimiento en la cocina y bajé para ver de que se trataba.

Recuerdo que  la parte de la cocina, era todo de azulejos blancos. Bajé y caminé hacia mi tía y vi sangre por todo el azulejo, pero la sangre era como viscosa y roja, y mi tía buscaba al gato para ver si estaba lastimado o rasguñado o algo. Checó las ventanas, las puertas y todo estaba cerrado y luego encontró al gato y estaba bien.

En el  fregadero, que tambien era todo de azulejo blanco se veian como marcas de dedos humanos, como si alguien hubiera puesto los dedos ahi, encima de la sangre.

Entonces nos pusimos a limpiar.

Y en esa casa siempre pasaron cosas extrañas, se escuchaban pasos en la azotea, se escuchaba como si alguien anduviera en la parte de arriba de la casa, tocaban las puertas y las ventanas, dejaban caer objetos, etc. Pero creo que esta experencia fue una de las mas fuertes que he vivido.

Aporte hecho por: Antonio.

jueves, 4 de marzo de 2010

Se me subió el muerto

Ya en muchas ocasiones he escuchado historias de personas que experimentan un episodio de parálisis en la etapa de sueño ligero, en la que no nos encontramos totalmente dormidos  pero tampoco estamos despiertos, es una etapa del sueño denominada REM. Es una sensación de sofocación, parálisis, no puedes despertar, moverte, gritar, sientes miedo y desesperación.

Muchos cientificos tienen una explicación para este fenomeno, Ellos señalan que en la etapa REM  “soñamos y captamos gran cantidad de información de nuestro entorno, debido a la alta actividad cerebral; aparentemente en la parálisis del sueño el cerebro está despierto, pero el cuerpo continúa dormido y esta condición es indistinta, pues afecta a mujeres y a hombres por igual”, esto puede ser el resultado de estres, mala alimentación, falta de vitaminas y/o ansiedad.

Sin embargo, ¿podría tratarse de un fenomeno paranormal?

Yo nunca había experimentado este fenomeno, y escuchaba con atención cuando me contaban otras personas a quienes ya se les "había subido el muerto", y por supuesto creía cada palabra.  Pero no me imaginé el grado de temor y desesperación que se siente, hasta que me pasó a mi.

El sabado pasado comencé a sentirme enferma de la garganta, por lo que me acosté temprano. Mi esposo estaba al lado de mi en la cama, en sus asuntos con su laptop. De repente empecé a sentir la garganta muy seca, y mucha molestia para respirar, así que quise levantarme para tomar algo.

Entonces me di cuenta de que no podia moverme, no podía abrir los ojos, ni podía hablar. Estaba totalmente inmovilizada y trataba de gritar. Escuchaba la televisión encendida y escuchaba a mi esposo tecleando en su computadora, escuchaba todos los ruidos externos, es decir, estaba totalmente consciente, pero no podia abrir los ojos, moverme o hablar.

Traté de gritar en repetidas ocasiones, y sentí mucha desesperación, queria mover las manos para tratar de llamar la atención de mi esposo y no podía. Tenía miedo y empecé a sentir que se me acababa el aire, como si estuviese encerrada en un féretro invisible.

No se cuanto tiempo estuve así, fueron minutos seguramente, pero fueron minutos muy angustiantes y desesperantes, hasta que por fin pude moverme y abracé a mi esposo, pero todavía tardé unos segundos más en poder decirle lo que me había pasado pues me había quedado sin aliento. Pudo ser un desorden del sueño o pudo ser una presencia fantasmal que me impedia moverme

¿Es posible que alguna entidad de otra dimension absorba toda nuestra energía? ¿Por que se asocia este fenomeno a lo fantasmagorico o paranormal?

Puede ser por el miedo que se siente, pero puede que si se trate de algo cientifico y fundamentado: demasiado estrés, o quizás por la falta de buena alimentación, etc.

Pero si pensamos un poco en que todo en este universo está compuesto por energía, entonces puede tener sentido el hecho de que de pronto una entidad invisible ( y probablemente sin estar consciente de esto) nos roba energía en el momento en el que nos encontramos mas vulnerables, cuando dormimos.

Probablemente suene descabellado para algunos, pero varios psiquicos al rededor del mundo coinciden con la teoría de que los fantasmas se alimentan de la energía de los vivos. Pero hasta que tengamos pruebas contundentes de este hecho, tendremos que seguir especulando sobre este singular fenomeno.